BIBLIOTECA NACIONAL DE MÉXICO

La Biblioteca Nacional de México (BNM) fue fundada por decreto del presidente Benito Juárez en 1867, tras la restauración de la República, a partir de la compilación de los fondos bibliográficos de las órdenes religiosas, de la Real y Pontificia Universidad y de la Catedral, entre otros. Desde entonces, la BNM se encarga se salvaguardar la memoria bibliográfica de México, en cuyo Fondo Reservado destaca el resguardo de obras impresas y manuscritas datadas de los siglos XVI al XX, y cuyo Fondo Contemporáneo incluye producciones textuales electrónicas. En el rico acervo de la BNM se pueden encontrar incunables, impresos europeos y mexicanos, archivos de escritores, en español, latín, náhuatl, maya y otras lenguas amerindias y occidentales. Dado que México es el primer asiento de la imprenta en América, el acervo de la BNM es de valor patrimonial universal y sin duda, es el máximo repositorio bibliográfico del país.

En 1929, el Estado mexicano entregó la BNM a la Universidad Nacional Autónoma de México, para su custodia y administración. En 1944, las colecciones de periódicos y revistas fueron separadas de la colección de libros, dando paso al nacimiento de la Hemeroteca Nacional de México. En 1967, la UNAM, creó el Instituto de Investigaciones Bibliográficas para, además de administrar a estas entidades, generar conocimiento a partir de sus acervos. Hoy en día, la BNM tiene como principal misión el resguardo, la conservación y la disposición para su consulta del patrimonio bibliográfico mexicano, conformado por cualquier obra que verse sobre México, publicada en México o el extranjero, y las obras de autores mexicanos.

Biblioteca Nacional de México
Universidad Nacional Autónoma de México