Saltar al contenido principal

Carlos Marzal

Imagen de Carlos Marzal

Los primeros títulos de Carlos Marzal dieron cuenta de un sujeto desenfadado y hedonista, una temática urbana y una actitud desesperanzada aunque sin gesticulaciones patéticas. Poco a poco, el desdibujamiento de aquella máscara inicial cedió ante una poesía de un pesimismo lapidario y una densidad perpleja, que fue abriéndose hacia la entonación pletórica de un yo calcinado en la visión de un mundo en llamas.

«Aquí estamos tú y yo,
altivo corazón,
en desbandada.
A fuerza de caer, desvanecidos,
y a fuerza de cantar,
enajenados.»

Carlos Marzal