Página principal
Su obra - Catálogo    Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
 

Catálogo comentado de la obra de Dulce María Loynaz

Portadas Obra

VERSOS (Madrid, 1950)

En el pequeño volumen de Versos, [...] sentimos plenamente el espíritu y la poesía de Dulce María Loynaz. Muchas de sus composiciones tienen no solo un valor antológico, sino como una nueva tonalidad de la vida. El símil de la poesía desnuda, revelado por Juan Ramón Jiménez, acude alguna vez a la memoria del lector de este libro. (José María Chacón y Calvo).

Fragmentos: Eternidad, Amor es..., La oración de la rosa.

Otras ediciones

VERSOS (Ediciones Loynaz, Pinar del Río, Cuba, 2009)

JUEGOS DE AGUA (Editora Nacional, Madrid, 1951)

De Juegos de agua, en un sentido didáctico diría que es el libro de unidad perfecto, en el que un tema inicial da origen a un poema escrito en sucesivos momentos, vendimiadores de diversos estados emocionales, ante un sostenido motivo estético. Este motivo-tesis es el agua y ha dado raíz y flor a la duda, la añoranza, la rebeldía, la tragedia, con las más definidas y precisas expresiones poéticas en prosa y verso. (Pálmenes Yarza).

Fragmentos: Juegos de agua, El remanso, Al Almendares.

Otras ediciones

JUEGOS DE AGUA (Excelentísimo Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, España, 1998)

JUEGOS DE AGUA (Fundación Jorge Guillén, España, 2002)

ÚLTIMOS DÍAS DE UNA CASA (Madrid, 1958)

La delicada poetisa cubana supo darnos ese dolor ante la materialidad que desaparece, que nada siente en su pasiva frialdad, pero que parece que se lleva tiempo y calor nuestros, comunicaciones que hemos puesto, trozos de vida que hemos compartido. Esas habitaciones que han cobijado nuestra existencia se llevan al desaparecer una medida precisa de nuestros ojos, una dimensión de nuestro sueño, una confidencia última de nuestras palabras no dichas, de nuestra "soledad sonora". (José García Nieto).

POEMAS NÁUFRAGOS (Editorial Letras Cubanas, 1991)

Los poemas náufragos son textos salvados de destructivos desastres voluntarios y pasman en su poética prosa que se desenvuelve sin negar ninguna de sus posibilidades, ni las líricas ni las narrativas. Relatos, prosas de poeta, crónicas emocionales, evocaciones, introspecciones, memorias. Eso y algo más, ejercicio magistral de quien enseña lo que tiene y puede, ambas propuestas en calidades plenas. Hizo bien la poetisa en recoger a sus náufragos, en guardarlos para el puerto seguro de su Isla. (César López).

Fragmento: Envidia.

BESTIARIUM (Ministerio de Cultura y Unión de Escritores y Artistas de Cuba, 1991)

Bestiarium constituye un pequeño y transparente universo poético, creado con humor y frescura, y de haberse publicado en la época en que fue escrito, sería desde hace años un hecho importante en el decursar de nuestra poesía, por la novedad del tema y la audacia en su tratamiento. (Pedro Simón).

Fragmentos: Lección primera, Lección octava.

Edición dedicada al Centro de Promoción y Desarrollo de la Literatura Hermanos Loynaz.

Otras ediciones

BESTIARIUM (Ediciones Loynaz, Pinar del Río, Cuba, 2002)

BESTIARIUM (Ediciones Loynaz, Pinar del Río, Cuba, 2011)

CONFESIONES DE DULCE MARÍA LOYNAZ (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993).

¿Se considera Dulce María Loynaz una poetisa olvidada? ¿Bajo qué misteriosos velos se tejen sus mejores recuerdos, soledades, tristezas? ¿Qué sucedió realmente en sus encuentros con Juana de Ibarbourou, Federico García Lorca, Gabriela Mistral y otros grandes de Hispanoamérica? A estas y otras interrogantes sobre la vida de la enigmática escritora responde este libro, de su amigo Aldo Martínez Malo.

YO FUI (FELIZ) EN CUBA... (Editorial Letras Cubanas, 1993)

En él se presentan las crónicas que, a propósito de la visita a Cuba de la Infanta Da. Eulalia de Borbón -hace ya más de un siglo-, escribiera Dulce María Loynaz en el periódico El País bajo el título "Crónicas de ayer".

Fragmento: La gran toilette de la Infanta.

Otras ediciones

YO FUI (FELIZ) EN CUBA LOS DÍAS CUBANOS DE LA INFANTA EULALIA (Ediciones Loynaz, Pinar del Río, Cuba, 2003)

FINAS REDES (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993)

Unido por hilos tenues pero sólidos, a dos libros suyos anteriores Poemas sin nombre (1953) y Poemas náufragos (1991), la autora reúne aquí textos que mantuvo inéditos por más de 50 años junto a algunos que en España había dado a conocer Carmen Conde en 1958, pero desconocidos en Cuba. Una vez más la palabra, con su carga semántica, nos conmueve por su profundidad y aparente sencillez; el tono filosófico, un engarce perfecto entre razón y sentimiento, y el impecable manejo del idioma ajeno a rebuscamientos y facilismos de esta voz, personalísima y sui géneris dentro de la poesía hispana.

Fragmentos: Solamente el perfume..., Yo quería tus ojos claros...

Otras ediciones

FINAS REDES (Ediciones Loynaz, Pinar del Río, Cuba, 2002)

LA NOVIA DE LÁZARO (Editorial José Martí, 1993)

Luego de un opíparo almuerzo rociado con vinos del Rhin y Quiantes, tres obispos dan su visto bueno a este poema que la propia autora, católica confesa, consideraba una irreverencia. El milagro de la resurrección de Lázaro, el regreso de quien parecía irremisiblemente perdido, se diluye en las aguas de un conflicto conmovedor: el de esa novia sorprendida y confusa que ama en la muerte lo que ya no es capaz de amar en la vida.

"Como yo soy católica lo hubiera roto...pero comprendí que era bonito y no lo hice", luego, "ante aquel nil obstat (de los obispos) decidí publicarlo..."

POESÍA COMPLETA (Editorial Letras Cubanas, 1993)

La presente edición reúne la obra poética publicada por Dulce María Loynaz, incluido los textos no recogidos en libros y aparecidos en revistas literarias del país. Del conjunto de la producción lírica de esta destacada personalidad de nuestras letras, señalaría en su oportunidad Federico Carlos Saínz de Robles:

"Si Juana de Ibarbourou, Gabriela Mistral, la Vaz Ferreira nos arrastran con su pasión incontenible, Dulce María Loynaz nos retiene con su contenida angustia, con su timidez espiritual, tan llena de misterios como una fantástica galería de ensueños apremiantes".

Otras ediciones

POESÍA (Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, 2002)

CANTO A LA MUJER (TOMOS I, II) (Ediciones Hnos. Loynaz, 1993)

Integrado por conferencias, escritos breves y poemas que permiten un acercamiento a la mujer, en especial a la de América. A través de su lectura es fácil percibir que la sensibilidad de la autora ha logrado calar profundamente en la dimensión humana de figuras como Isabel La Católica, Sor Juana Inés de la Cruz, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou, Delmira Agustini y Bertha Arocena, entre otras. Completan este volumen poemas que se mueven entre las aguas de lo terrenal y lo divino. Al estilo singular de una gran escritora, estas creaciones constituyen un regocijo del idioma, una fiesta del pensamiento.

JARDÍN (Editorial Letras Cubanas, 1994)

Jardín (1951) [...] es la evocación lírica de una vida [...] la magnífica creación de un personaje, Bárbara, que ha de quedar -nos lo parece-, como arquetipo de la mujer poética, de la sensibilidad femenina que está en el mundo, para reaccionar intensamente lo mismo a los impulsos del corazón que a los conmovedores tránsitos de un ave, de una rosa, de una sierpe de agua. (Gastón Baquero).

Fragmento: Capítulo V. Pedazos de cartas rotas.

Otras ediciones

JARDÍN (Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, 2002)

UN VERANO EN TENERIFE (Editorial Letras Cubanas, 1994)

Un verano en Tenerife (1958) no es un libro escrito al azar de los recuerdos, en la menuda encrucijada de las vivencias de la isla, sino la interpretación lírica de la isla [...] En este libro la verdad es la verdad, pero es, en fin de cuentas, una verdad poética. No es solo un bello libro, sino el más bello que se haya escrito sobre Tenerife. (Luis Álvarez Cruz).

Fragmento: Tenerife, la isla bifronte.

Otras ediciones

Un verano en Tenerife, Gobierno de Canarias, Consejería de Educación, Cultura y Deportes, España, 2002.

FE DE VIDA (Ediciones Hnos. Loynaz, 1994)

Después que quienes hayan comenzado a leer estas páginas, encuentren la lectura entretenida y la prosigan hasta el final; después que una vez terminada, se den, al menos a sí mismos una respuesta sincera que corresponda a las preguntas formuladas, entonces, y sólo entonces podrán saber un poco más acerca de quién fue Pablo Álvarez de Cañas. (Dulce María Loynaz).

Fragmento: Desgraciado en el amor y afortunado en el juego de la vida.

Otras ediciones

CARTAS A JULIO ORLANDO (Editorial Gente Nueva y Ediciones, Hnos. Loynaz, 1994)

Este breve epistolario (1977-1987) revela otra faceta de Dulce María Loynaz más accesible y conmovedora en su sencillez: une el lirismo soterrado al quehacer diario y explicita un ideario pedagógico pleno de amor maternal: "No hay nada más frágil que el alma de un adolescente".

Fragmento: 5 de abril de 1984.

UN ENCUENTRO CON DULCE MARÍA LOYNAZ (Ediciones Artex/Prelasa, 1994)

[...] no se trata de una biografía [...] No hay un detenido análisis cronológico, ni se aborda toda la vida de

Dulce María Loynaz, sino una selección de temáticas de interés actual o universal [...] Su tono cordial y por momentos humorístico, es el reflejo de la forma en que se desarrollaron nuestras conversaciones y lo he respetado para que quien se acerque a la lectura, pueda también disfrutar las contradictorias manifestaciones del carácter de esta mujer.(Vicente González Castro)

Fragmento: Retrato de tres huéspedes.

ALAS EN LA SOMBRA (Excma. Diputación Provincial de Valladolid y Fundación Jorge Guillén, 1995)

Este libro, como todos, tiene un autor [...] un autor que se llama Loynaz y que se desdobla en cuatro [...] Porque todos ellos constituyen una unidad. Este libro de los hermanos Loynaz será para muchos una revelación. O un desvelamiento. Al menos, para mí así lo ha sido. Y en cuanto desocultamiento revelador o desvelador, constituye una ráfaga de luz de esas que iluminan el alma del lector y la calientan y enriquecen, haciendo de ese lector otros, además de sí mismo. (Gumersindo Rico).

MELANCOLÍA DE OTOÑO (Ediciones Hnos. Loynaz, 1997)

Son reflexiones poéticas que, según sus propias palabras, estuvo a punto de destruir. En él la naturaleza es fundamental, no como motivo puramente descriptivo sino por los estímulos que ella suscita en el orden espiritual. La tierra, el aire, el sol, las aguas, las piedras, los ríos, las montañas y las flores le sugieren reflexiones, comparaciones, imágenes de gran eficacia poética.

Fragmentos: Poema XLVI, Poema CXXXVI, Poema CLXII.

CARTAS QUE NO SE EXTRAVIARON (Fundación Jorge Guillén y Ediciones Hnos. Loynaz, 1997)

Cartas que no se extraviaron constituye un texto revelador de más de una faceta desconocida en la vida de una escritora que, ganadora del Premio Miguel de Cervantes en 1992, es de suponer haya sido tema central de la prensa en el mundo hispanoparlante desde todos los puntos de vista, durante, al menos, un año.

Estas cartas nos conducen hacia una Dulce María Loynaz de vastísima cultura y un amplio diapasón de lecturas asombroso para una mujer de su tiempo, que no hace alarde de falsa modestia; cuando está satisfecha de su obra la elogia, se felicita. Vemos pasar ante nuestros ojos dos épocas diferentes, que ella retrata con absoluta fidelidad. No habría posibilidades de elegir entre las dos partes en que se divide este libro. Grandes personalidades desfilan en la primera, una extraña pero cariñosa complicidad percibimos en la segunda. Sin embargo en las dos es la dulcísima que elogia y defiende el don de la amistad, que no calla lo que siente, y sostiene el amor a su patria como un estandarte.

Fragmento: A Juan Ramón Jiménez, 1937.

POEMAS SIN NOMBRE (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

El lector encontrará en estos textos, no solo la maestría y rigor que ya caracterizaban la obra de Dulce María Loynaz, sino claves deleitosas que pueden arrojar más luz y también más sombras, ¿por qué no?, a la tan tersa y bien tramada creación de la poetisa. Desde la sutil titulación del conjunto hasta el rotundo y afirmativo final del último de los poemas, se mantiene una tensión concentrada que en modo alguno rehuye tocar, de forma diversa y varia intensidad, los distintos aspectos de su temática -vida confrontada de la propia autora, transparencia recatada y a veces críptica de su entorno- que en vez de repetirse insiste en su abordaje y comprensión hasta llevarla a una desnudez púdica y a la vez deslumbrante y reveladora. (César López).

Fragmentos: Poema XXXVI, Poema CI, Poema CXXIV.

CARTA DE EGIPTO (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

Un desbordado sentimiento poético hacia el Egipto de cielo azul turquesa y arenas doradas está en la carta a Angelina de Miranda que se publica por primera vez en esta edición. Dulce María le describe a la amiga querida una historia del Egipto de Cheops, hace seis mil años, vista a través del tamiz de una poesía que no sé si apreciar aún más que la contenida en la famosa "Carta de amor al Rey Tut-Ank-Amen". (María Dolores Ortiz).

LA PALABRA EN EL AIRE (Ediciones Hnos. Loynaz, 2000)

Compendio de conferencias pronunciadas desde 1951 hasta 1988. Todas demarcan una posible ruta de aprendizaje poético, literario, crítico, transido no solo por la propia autora, sino también por buena parte de la intelectualidad latinoamericana. Esta edición incluye además los dos discursos con que Dulce María Loynaz agradeciera los más altos reconocimientos que le fueron otorgados en Cuba y España: el Premio Nacional de Literatura (1987) y el Miguel de Cervantes (1992).

Fragmentos: El último rosario de la reina, La risa, cuando puede participarse, hermana a los hombres.

LA VOZ DEL SILENCIO (Editorial de Ciencias Sociales, 2000)

La voz del silencio es un libro que prodiga las características más hondas de Dulce María Loynaz, viaja en su cuerda y a nada se le parece. Es un libro inaugural y sumergido en sí mismo, transparente y profundo como los Juegos de agua que la excelsa poetisa reveló. Pertenece a un género inédito, singular, sugerente y agudo, como lo fue quien inspiró este poema biográfico irrepetible. ¿Quién lleva de la mano a quién ante esta identificación raigal entre biógrafo y biografiado? No se sabe. Acaso haya una sola voz, la voz múltiple de la poesía de una vida que, con su aliento humano y elevado, ha rebasado todos los silencios. (La editora).

EL ÁSPERO SENDERO (Ediciones Extramuros, 2001)

El áspero sendero, selección que bajo este nombre agrupa una serie de poemas de Dulce María Loynaz, escritos (o al menos publicados en prensa periódica) en la primera mitad del año 1920, es el fruto del afán de este crítico de buscar la verdadera raíz a ese árbol, que más tarde sería el universo lírico de la Loynaz [...] Sería menester preguntarse por qué motivo no incluyó Dulce María ninguno de estos poemas en las múltiples ediciones de su obra, si bien ella misma era tan partidaria de buscar las raíces remotas... [...] Este cuaderno es el germen de un corpus poético posterior, se siente en sus páginas la voz de una poeta mayor... sin raíces no hay árbol ni fruto, degustábamos los seguidores de Dulce María los frutos de su poética, sin conocer la raíz que, aferrada a la tierra, le trasmitió fuerza y vida. (Roberto Carlos Hernández).

DEL DÍA DE LAS ARTES Y lAS LETRAS (Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, 2005)

DEL DÍA DE LAS ARTES Y lAS LETRAS (Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, 2007)

La conferencia «Del Día de las Artes y las Letras», pronunciada por Dulce María Loynaz el 22 de marzo de 1952, es un texto de sorprendente vigencia. Es por ello que al cumplirse el 105 aniversario del natalicio de la autora, se reedita esta inteligente reflexión sobre la cultura y el papel de los creadores, de su vocación de compromiso y resistencia, sobre todo en medio de las  difíciles circunstancias que provocó el golpe de Estado de Fulgencio Batista.

«la cultura sigue... y es a ella a quien debemos servir; la hora difícil no excusa el cumplimiento de este deber a los llamados a hacerlo, por el contrario, más los obliga y los requiere». Esta es la convicción de la autora, quien regresa a nosotros renacida con un texto poco conocido y revelador, cuyo rescate debemos al poeta César López, quien, además, prologó esta edición.

A WOMAN IN HER GARDENA (selected poems of Dulce María Loynaz)

Edited & Translated by Judith Kerman. White Pine Press, Buffalo, New York, 2002.

CANTO A LA MUJER ESTÉRIL, CARTA DE AMOR A TUT-ANK-AMEN (Últimos días de una casa (Compilación), Mercie Ediciones, Biblioteca Nacional José Martí, La Habana, Cuba, 2002)

EL BESO ESCRITO (Antología de amor) (Editorial Mecenas, Cienfuegos, Cuba, 2003)

El beso es un motivo recurrente en la poesía de Dulce María Loynaz, no es por azar o simple gusto que se escoge para esta selección. El beso de la Loynaz es beso de novia, símbolo, quien besar puede, bese… por lo que es una imposibilidad y a la vez un deseo, un tributo.

LA AVELLANEDA, UNA CUBANA UNIVERSAL (Editorial Ácana, Camagüey, Cuba, 2004)

En 1953, Dulce María Loynaz encabeza una campaña pública con el fin de solicitar el nombre de Gertrudis Gómez de Avellaneda para el nuevo Teatro Nacional, recién construido en La Habana y en la Sociedad Liceo de Camagüey pronuncia la conferencia titulada «La Avellaneda, una cubana universal», que es editada ese mismo año.

PUERTO DE LA CRUZ, DULCE MARÍA LOYNAZ (Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, 1998)

Selección de capítulos de Un verano en Tenerife, artículos de prensa, cronología y otras fechas de interés

Introducción: Isidoro Sánchez
Prólogo: José Javier Hernández

ENRIQUE LOYNAZ, UN POETA DESCONOCIDO (Ediciones Loynaz, Pinar del Río, Cuba, 2004)

Conferencia pronunciada por Dulce María Loynaz sobre su hermano Enrique, en la sala José Lezama Lima del Gran Teatro de La Habana, en 1987.

MEMORIAS DE LA GUERRA (Enrique Loynaz del Castillo, 1990)

LA HIJA DEL GENERAL (Vicente González Castro, 1991)



La autora
Su obra
Catálogo
Estudios e investigación
Biblioteca de voces
Biblioteca de imágenes
Biblioteca de enlaces
Firma
Página mantenida por el Taller Digital Marco legal Página principal Enviar correo