Saltar al contenido principal

Lorenzo Hervás y Panduro

Presentación

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, merced al generoso ofrecimiento de Juan Manuel Abascal, me propuso abrir un portal sobre Lorenzo Hervás y Panduro para la sección Biblioteca de Autor. Hace unos años colaboramos en la página que sobre Juan Meléndez Valdés redactó ejemplarmente Emilio Palacios Fernández. Ésta será nuestro modelo, ya que se ofrece la posibilidad de traer ante el especialista y ante los estudiantes nacionales y extranjeros las obras, los estudios, la bibliografía y la imagen gráfica de escritores destacados de nuestra literatura.

No dudamos en aceptar esta oferta porque es una magnífica ocasión de intentar sacar del olvido al abate conquense, uno de los escritores más prolijos y de los más sabios que florecieron en la España Ilustrada. Desde hace unos quince años que sigo de cerca la persona y la obra de Hervás, y sobre el mismo he publicado una docena de trabajos y, muy recientemente, he preparado la edición crítica de su Biblioteca jesuítico-española (Madrid, Libris, 2007).

El polígrafo abate Lorenzo Hervás y Panduro, jesuita manchego expulso y apasionado hombre de letras (Horcajo de Santiago, 1735-Roma, 1809) se dedicó intensamente en Italia a difundir la cultura, con la edición de una enciclopedia, Idea dell'Universo (1778-1787), consiguiendo un notable éxito editorial, que se convirtió en ruina económica al traducirla al español, bajo el título de Historia de la vida del hombre (1789-1799). Simultáneamente tuvo tiempo para esbozar la disciplina de la lingüística comparada con su Catálogo de las lenguas.

Hervás, convencido jesuita y entusiasta pedagogo (es memorable su defensa del derecho a la educación de los sordomudos y el de las mujeres), fue un pensador de su tiempo, aunque filosofara a la defensiva contra la imparable marea del pensamiento deísta que desembocará en la Revolución Francesa, acerca de cuyas causas, redactó un célebre tratado (Causas de la Revolución de Francia en el año de 1789, y medios de que se han valido para efectuarla los enemigos de la Religión y del Estado), considerado germen del pensamiento reaccionario español contemporáneo, quizás excesivamente, al no considerar las circunstancias sociopolíticas en que fue escrito. Abordó los temas más polémicos, y buscó soluciones desde su mentalidad cristiana, aunque apenas se le notaba la formación escolástica recibida en España, porque asimiló pronto en Italia el estilo y los problemas filosóficos europeos. Fue un admirador del buen gusto de la época y de sus avances científicos; pero, al mismo tiempo, criticó con solvencia los planteamientos anticatólicos de los filósofos deístas, jansenistas y masones.

Hervás fue uno de los líderes de los jesuitas expulsos, como hemos puesto de relieve al estudiar la Biblioteca jesuítico-española (1794), la cual fue consecuencia del intenso contacto con muchos de sus compañeros de Orden religiosa para conseguir datos para elaborar sus obras lingüísticas. Fruto de esos contactos, y como agradecimiento a los mismos, redactó la citada Biblioteca jesuítico-española y consiguió cierto liderazgo sobre los ex-jesuitas expulsos. En ella se retrata y analiza la producción literaria de los casi quinientos ex-jesuitas expulsos que en el exilio italiano publicaron o escribieron sobre las más diversas materias entre 1759 y 1799. Es, sin duda, la obra más completa y panorámica para conocer la polifacética actividad intelectual del primer exilio masivo de la España contemporánea. Por eso, al presentar la figura del Hervás jesuita, polígrafo, educador e ilustrado, dibujamos, en cierta medida, el retrato de todo el jesuitismo expulso, con la finalidad de satisfacer la curiosidad de cualquier lector culto y poner una herramienta útil en manos de los especialistas del siglo XVIII.

Siguiendo la estructura de esta Biblioteca de Autor, encontrará el lector una sucinta biografía que nos proporciona los datos fundamentales sobre su vida y su obra, y un cuadro cronológico, aunque esquemático, que nos orienta sobre sucesos históricos, culturales y literarios que solucionen a quienes visiten estas páginas las posibles dificultades para situar al escritor y a su obra.

Presentamos, luego, las distintas obras que escribió, advirtiendo que según el P. Enrique del Portillo fueron 62 obras, equivalentes a 131 tomos, de los cuales permanecían inéditos 81, y de éstos, perdidos 56, obra imponente que parece imposible que haya sido realizada por una sola persona. Hay, pues, una ingente cantidad de escritos inéditos, que, por el momento, no pueden ser recogidos en la presente página. Sin embargo, ofrecemos de algunas de esas obras una lectura doble. Por un lado, una versión modernizada de las mismas que facilite el acercamiento a un lector más general, sin los problemas de las grafías, la puntuación o la acentuación; y por otro, la posibilidad de acceder a las ediciones de época, incluso a los manuscritos, para aquellos que sean más expertos. En el primer caso se trata del trabajo del editor, que queda abierto para quien pueda mejorarlo en algunos aspectos concretos. Sabemos que Hervás escribió más obras que permanecen o perdidas definitivamente u olvidadas.

Para favorecer el conocimiento de Hervás se incluyen varios estudios críticos relevantes, libros o artículos, que se han escrito sobre él, algunos de difícil acceso. De este modo disponemos de una información suplementaria, y con frecuencia discordante, que nos permite conocer mejor a nuestro escritor. Agradecemos a los autores de los mismos su disponibilidad para que sean utilizados aquí. En el futuro se podrá ir enriqueciendo esta sección con nuevas aportaciones. Se incluye también una bibliografía lo más completa que se ha sabido hacer sobre las obras, manuscritas e impresas, y también de los estudios que se han escrito sobre el autor. Se espera que otros especialistas corrijan o completen lo que aquí ofrecemos, que queda abierta a la inclusión de futuras novedades.

Este trabajo es una obra colectiva en la que participan numerosas personas desde la parte técnica a las que llevan la responsabilidad literaria, a quienes debo agradecer su colaboración. Esta página queda a la espera de futuras aportaciones nuestras y enriquecimientos de distinta índole, como un trabajo abierto a cualquier otra novedad, tanto de escritos inéditos del abate conquense como de trabajos de investigación, que continuarán los amigos y apasionados del olvidado Lorenzo Hervás y Panduro.

Antonio Astorgano Abajo