Saltar al contenido principal

Nicanor Parra

Biobibliografía de Nicanor Parra

Por Berta López Morales

Nicanor Parra en 1937Nicanor Parra Sandoval nace el 5 de septiembre del año 1914 en San Fabián de Alico, zona precordillerana de Chillán (Octava región del Bío-Bío, Chile). Crece en el seno de una familia de artistas populares: su padre, don Nicanor Parra, profesor primario y músico; y su madre, doña Rosa Clara Sandoval Navarrete, tejedora y modista de origen campesino, que también tenía aficiones artísticas y solía cantar canciones folclóricas.

Pertenecientes a la clase media provinciana y debido a la precariedad económica que siempre los acompaña, la familia sufre continuos cambios de residencia, ya sea por los traslados, cesantías y por la personalidad del padre, un bohemio incurable. Sin embargo, fuera de cortos periodos vividos en Santiago, Lautaro y Ancud, para Nicanor Parra son fundamentales los años vividos en los suburbios de la ciudad de Chillán, específicamente, en el barrio Villa Alegre, donde llega a la edad de doce años.

Barrio Villa AlegreDe todos los hermanos Parra, Nicanor es el único que hizo estudios más allá de los primarios. En 1927, es matriculado en el Liceo de Hombres de Chillán, donde cursa hasta el Quinto Año de Humanidades. Su paso por el Liceo le significó tener la experiencia de leer a poetas chilenos, como Manuel Magallanes Moure, resultando evidente que sus primeros versos los escribió en esta época de liceano. Al respecto, el propio poeta recuerda que hacía unos versos pomposos y sentimentales, llenos de retórica y muy floridos, conforme al estilo que se usaba en la provincia.

En 1932, Nicanor Parra huye de su casa y llega a Santiago, donde cursa el último año de educación secundaria en el Internado Nacional Diego Barros Arana, gracias a una beca de la Liga de Estudiantes Pobres. Al año siguiente, el poeta ingresa al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile a estudiar Matemática y Física y también de manera simultánea se matricula en Ingeniería, Leyes e Inglés, estudios que pronto abandona. Ayuda a financiar sus estudios, desempeñándose como inspector del Internado Barros Arana. Allí en 1935 publica su primer anticuento, «Gato en el camino», en la Revista Nueva, publicación que funda junto a Jorge Millas y Carlos Pedraza. El relato circula entre los inspectores, profesores y alumnos del Internado.

Liceo de Hombres de ChillánEgresa del Instituto Pedagógico en 1937, año en que se desempeña como profesor de matemática y física en el Liceo de Hombres de Chillán y publica su primer libro, Cancionero sin nombre, compuesto por veintinueve poemas. Sus rasgos más visibles son la incorporación de la métrica del romance, el desarrollo narrativo y la tendencia del que habla a realizar acciones a la manera de un personaje, el uso constante de la personificación y la metáfora con términos referidos a la naturaleza o al mundo religioso. Al año siguiente, Cancionero sin nombre, obtiene el Premio Municipal de Santiago y es señalado por Gabriela Mistral como el futuro poeta de Chile, en el acto de bienvenida a la poetisa en Chillán, ocasión en que Parra lee su poema «Canto a la escuela».

En 1943 Parra viaja a Estados Unidos a estudiar mecánica avanzada, gracias a la beca otorgada por el Institute of International Education. Regresa en 1946 y se incorpora a la Universidad de Chile como profesor titular de Mecánica Racional. Luego, en 1948, es nombrado Director Interino de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile. En la antología 13 poetas chilenos aparecen tres poemas que en el futuro formarán parte de su libro clave: Poemas y antipoemas. Al año siguiente, gracias a una beca otorgada por el Consejo Británico, parte a Inglaterra a estudiar cosmología en Oxford durante dos años. En ese período lee a Ezra Pound, T. S. Eliot, William Blake, Franz Kafka y se interesa en el psicoanálisis freudiano. Estas lecturas son reveladoras para Nicanor, ya que le enseñan una disciplina en la construcción del verso y le hacen adquirir conciencia de su oficio de poeta.

Nicanor Parra en Oxford en 1939Diecisiete años después de la publicación de Cancionero sin nombre, aparece su segundo libro: Poemas y antipoemas (1954); obra donde adopta definitivamente la línea que el propio Parra denomina «antipoesía»: revelación irónica e iconoclasta de un mundo problemático, hecha en lenguaje antirretórico y coloquial.

El nuevo sistema poético, el de los antipoemas, lo asume Parra a partir de los últimos años de la década del cuarenta, años que coinciden con su estadía en Estados Unidos e Inglaterra. La experiencia de vida cotidiana moderna en aquellos espacios urbanos de dos sociedades desarrolladas y la lectura atenta y meditada de Eliot, Pound, Kafka, las películas cortas de Chaplin y los documentos del surrealismo, le ayudan a adquirir conciencia del oficio de poeta, a disciplinarse en el trato directo, desprovisto de retórica del lenguaje, lo cual hace surgir su propia visión del verso. Dicha visión es la que irrumpe en Poemas y antipoemas y se prolonga en el resto de sus obras.

«La cueca larga», Santiago de Chile, Universitaria, 1958Parra demora en dar con su fórmula antipoética, pero una vez que la descubre y que su recepción en Chile y Latinoamérica se traduce en rápida adhesión y efectos renovadores, los libros que la elaboran se suceden uno tras otro: La cueca larga (1958); Antipoemas (1960); Versos de salón (1962); Manifiestos (1963); Canciones rusas (1967); Poems and antipoems (1967); Obra gruesa (1969); Los profesores (1971); Emergency Poems (1972); Artefactos (1972); Sermones y prédicas del Cristo de Elqui (1976); Nuevos sermones y prédicas del Cristo de Elqui (1979); El anti-Lázaro (1981); Poema y antipoema de Eduardo Frei (1982); Chistes para desorientar a la poesía (1983); Coplas de Navidad (1983); Poesía política (1983); Cachureos, ecopoemas, guatapiques, últimas prédicas (1983); Hojas de Parra (1985); Poemas para combatir la calvicie (1993).

Dichas obras, no sólo revelan la riqueza de la fórmula antipoética, sino también la capacidad de evolucionar, sin cambiar las líneas esenciales, a raíz de los cambios históricos y coyunturas políticas; manteniéndose como un sistema abierto que aprovecha de la cotidianeidad de la vida, de los movimientos artísticos y de los mass media, nuevos recursos de expresión.

Su obra también ha sido objeto de producciones escénicas y audiovisuales. Ejemplos de esto son los siguientes montajes: Todas las colorinas tienen pecas o Sólo para mayores de 100 años, estrenado en 1970 por el Taller de Creación Teatral de la Escuela de Artes de la Comunicación de la Universidad Católica de Chile. En 1997, la compañía «La Feria» estrena «Hojas de Parra». El mismo año, el cineasta Carlos Flores filma un documental sobre su vida y su obra, al que se agregan dos películas: Nicanor Parra en Nueva York, de Jaime Barros, y Nicanor Parra, de Guillermo Kahn.

En 1992 se estrena Pichanga: profecía a falta de educaciones, obra multimedia basada en los Derechos del Niño, escrita por Parra, musicalizada por el grupo chileno «Congreso» e intervenida con pinturas de Bororo. En el contexto de Machitún 94: homenaje a los ochenta años del antipoeta, la Mancha Theatre Company, estrena Parranda, obra basada en textos del poeta.

En 1990, Parra expone con el poeta catalán Joan Brossa Dir poesía / Mirar Poesía en la Universitat de Valencia y en el Museo de Arte de Chicago. Elige el Encuentro Nacional de Artes (Enart'90) para exponer sus Obras públicas. Al mismo tiempo traduce al español El rey Lear de William Shakespeare para el montaje presentado por el Teatro de la Universidad de Chile.

Cabe señalar que su inicio en exposiciones de poesía datan de 1952 cuando se asocia con el poeta Enrique Lihn y Alejandro Jodorowsky para mostrar los Quebrantahuesos, poesía mural realizada con recortes de diarios, siguiendo la técnica del collage.

Junto con su actividad académica, Nicanor Parra asiste a diversos países como Estados Unidos, Unión Soviética, China Popular, Perú, Panamá, México, etc., donde dicta conferencias, organiza talleres, asiste a congresos, mesas redondas, recibe premios y títulos. Es traducido y estudiado en diversos planteles universitarios, transformándose así en un nombre universal. Entre los premios literarios y distinciones que Parra ha recibido, se cuentan:

  • Premio Municipal de Santiago, por Cancionero sin nombre (1938).
  • Primer Premio de Poesía «Juan Said», Sociedad de Escritores de Chile (1953).
  • Premio del Concurso Nacional de Poesía, Sindicato de Escritores de Chile (1954).
  • Hijo Ilustre de Chillán, Municipalidad de Chillán (1967).
  • Premio Nacional de Literatura (1969).
  • Premio Richard Wilbur, Asociación Americana de Traductores (ALTA) (1985).
  • Doctor Honoris Causa, Universidad de Brown, Estados Unidos (1991).
  • Premio Prometeo de Poesía, Asociación Prometeo de Poesía, España (1991).
  • Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe «Juan Rulfo» (1991).
  • Doctor Honoris Causa de la Universidad de Concepción, Chile (1996).
  • Premio Luís Oyarzún, Universidad Austral de Chile (1997).
  • Medalla Gabriela Mistral, Gobierno de Chile (1997).
  • Medalla Abate Molina, Universidad de Talca, Chile (1998).
  • Medalla Rectoral, Universidad de Chile (1999).
  • Honory Fellow, College Saint Catherine, Universidad de Oxford, Inglaterra (2000).
  • Doctor Honoris Causa, Universidad del Bío-Bío, Chile (2000).
  • Premio Bicentenario, Corporación Cultural de Chile y Universidad de Chile (2001).
  • Premio «Reina Sofía» de Poesía Iberoamericana. Patrimonio Nacional de España y Universidad de Salamanca (2001)1.
  • Premio Cervantes, Ministerio de Cultura de España (2011)2.

Nicanor Parra, por su gran aporte a la renovación de la poesía, ha sido postulado al premio Nobel de Literatura en diversas ocasiones. Ya en 1972 Patricio Larzundi lo señala como merecedor del Premio en la Revista de la Universidad de Columbia, siendo apoyado por la Sociedad Hispanoamérica de Nueva York. La primera postulación oficial se produce en 1995, patrocinada la Universidad de Nueva York. Coordina un «comité por Parra» Marlene Gottlieb, quien logra una presentación del Instituto Cervantes de Nueva York a la Academia Sueca, firmada por trescientos sesenta profesores de literatura de Estados Unidos.

El segundo intento oficial, lo encabeza la Universidad de Concepción, Chile en 1997 y tres años más tarde, Machitún-2000, grupo que difunde la obra del poeta, anuncia la postulación de Parra a la versión 2001 del Premio Nobel. Es así como en dicho año, la Universidad de Chile dirige la postulación, con el apoyo de las Universidades chilenas adscritas al Consejo de Rectores y por las universidades españolas, Complutense de Madrid y de Valencia. Por lo tanto, se organizan diversas acciones de apoyo tanto en Chile como en el extranjero; una de ellas es la construcción de un sitio web dedicado a la vida y obra de Nicanor Parra, desarrollado por la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile.

En los últimos años, Nicanor Parra ha difundido su pensamiento sobre todo a través de sus Discursos de Sobremesa, pronunciados con motivo de algún premio u ocasión especial. Entre ellos destacan: «Mai mai peñi. Discurso de Guadalajara» (Premio Juan Rulfo, 1991); «Happy Birthday» (homenaje al natalicio de Shakespeare, 1993); «Discurso de la Alameda» (con motivo del homenaje por sus ochenta años, 1994); «Also Sprach Altazor» (Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, 1995; Cartagena, 1993); «Discurso del Bío-Bío» (Universidad de Concepción, Chile, 1996); «Aunque no vengo preparado» (Universidad Austral, 1997); «No me explico Sr. Rector» (Universidad de Chile, 1999).

1. Ambas entidades editan la antología Páginas en blanco, obra que compila poemas de sus distintos libros, algunos inéditos, manuscritos y sus artefactos. La selección y edición de los textos estuvo a cargo de Niall Binns, profesor de Literatura de la Universidad Complutense de Madrid. Por problemas de salud, el poeta no asiste a la ceremonia de entrega del premio, en su reemplazo lo recibe su hijo Juan de Dios de manos de la Reina Sofía de España en el Palacio Real de Madrid.

2. Por motivos de salud, el poeta no asiste a la ceremonia de entrega, en su reemplazo lo recibe su nieto Cristóbal Ugarte de manos del Príncipe de Asturias en la Universidad de Alcalá.