Saltar al contenido principal

Rosalía de Castro

Presentación del portal Rosalía de Castro

Castellano | Galego

La incorporación de la Biblioteca de autor Rosalía de Castro al fondo bibliográfico digital de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes es un paso más y muy importante para reparar la incomprensión sufrida por la escritora a quien Azorín definió como «uno de los más delicados, de los más intensos, de los más originales poetas que ha producido España».

Fue precisamente esa originalidad la que motivó la incomprensión de la crítica de su tiempo. Rosalía no se ajustaba a los cánones de la literatura femenina, no formó parte de una «hermandad lírica» que tenía a Carolina Coronado por modelo, ni escandalizó a la sociedad de su época como lo hicieron Gertrudis Gómez de Avellaneda o George Sand. Vivió alejada de los cenáculos literarios en los que de un modo u otro se gestaba la fama momentánea. La soledad y el silencio fueron una constante en su vida. Aunque cultivó la novela, son sus versos los que la convierten en una escritora universal, que trasciende su tiempo y su país. Ella misma era consciente de la extrañeza que producía su poesía, de temática existencial, en la que se planteaba el sentido de la vida, el silencio de Dios, la injusticia social, los problemas de unas gentes que tenían que emigrar para ganarse la vida. No era esa la poesía «femenina», no era así como la sociedad y los críticos pensaban que tenían que escribir las mujeres. Y Rosalía se interroga con un punto de ironía sobre su propia condición:

Daquelas que cantan as pombas i as frores
Todos din que teñen alma de muller,
Pois eu que n'as canto, Virxe da Paloma,
¡Ai!, ¿de que a terei?

Su nombre no apareció en las antologías de escritoras que se editaron en el siglo XIX, ni entre Las cien mejores poesías de la lengua castellana seleccionadas por Menéndez y Pelayo, ni en las omisiones que Antonio Valbuena le señala. Fue el hispanista británico James Fitzmaurice-Kelly el primero en incluirla en su antología Oxford Book of Spanish Verse en 1913. Desde entonces el reconocimiento al valor literario de Rosalía de Castro no ha cesado de crecer.

Con sus libros Cantares Gallegos y Follas novas devolvió al gallego la categoría de lengua literaria que había perdido en siglos de silencio, pero su valor va más allá de la recuperación lingüística. Rosalía se convirtió en la voz de un pueblo que había perdido su voz. No es extraño que en Galicia su figura haya alcanzado una dimensión mítica, de Alma Mater de un pueblo que se siente identificado y representado por ella.

En las orillas del Sar, su libro más conocido, no sólo es, junto con las Rimas de Bécquer la mejor obra del Romanticismo español, sino el punto de partida de una nueva lírica, que será continuada por Antonio Machado y la poesía del siglo XX que llamamos existencial, es decir, aquella que se enfrenta a los grandes enigmas de la vida humana.

Aparte de la obra narrativa, similar en valía a la de otros escritores románticos que fueron sus contemporáneos, la obra poética de Rosalía de Castro la coloca entre los grandes nombres de la literatura universal. La inclusión en la red a través de su Biblioteca de autor contribuirá a que muchos lectores de todo el mundo puedan descubrirla y quizá reconocerse en los versos de quien escribió:

(...) Juguete del destino, arista humilde,
rodé triste y perdida;
pero conmigo lo llevaba todo:
llevaba mi dolor por compañía.

Marina Mayoral