17ª ENCUESTA AIMC A USUARIOS DE INTERNET

Libro electrónico

Doctrina del libertador / Simón Bolívar; prólogo Augusto Mijares; compilación, notas y cronología Manuel Pérez Vila

Ficha

    • El 15 de agosto de 1805, desde la cima de una de las colinas que dominan a Roma, el caraqueño Simón Bolívar -un viudo de 22 años apenas cumplidos- jura, en presencia de su antiguo maestro Simón Rodríguez, consagrar su vida a la causa de la independencia de Hispanoamérica
    • Los Comisionados de la Junta de Gobierno de Caracas ante el Gabinete Británico, Simón Bolívar y Luis López Méndez, dan cuenta al Secretario de Relaciones Exteriores de Venezuela del desarrollo de su misión y de los esfuerzos hechos para «producir la emancipación general» del Continente. Londres, 8 de setiembre de 1810
    • En la sala de sesiones de la Sociedad Patriótica, Club revolucionario de Caracas, Simón Bolívar, en un vehemente discurso, exige la pronta declaración de la Independencia de Venezuela por el Congreso Nacional. Estas palabras fueron pronunciadas durante la noche del 3 al 4 de julio de 1811
    • Esta Memoria, conocida también como «Manifiesto de Cartagena», fue firmada por Bolívar en Cartagena de Indias (Colombia) el 15 de diciembre de 1812. Es su primer gran documento público, en el cual analiza las causas de la caída de la Primera República de Venezuela y propone medidas para restaurarla
    • Después de haber libertado a la Villa de Tenerife -a orillas del río Magdalena, en Colombia al frente de un ejército constituido por fuerzas del Estado de Cartagena, Simón Bolívar reúne a los habitantes y les dirige un discurso, el 24 de diciembre de 1812
    • El 15 de junio de 1813, en la ciudad de Trujillo, Simón Bolívar dicta el llamado «Decreto de Guerra a Muerte», destinado a separar nítidamente los dos bandos contendientes: americanos y españoles
    • En comunicación dirigida al Gobernador de Barinas, Manuel Antonio Pulido, desde Caracas el 12 de agosto de 1813, Simón Bolívar le expone sus ideas sobre la organización del Estado en tiempos de guerra
    • Mediante una Ley firmada el 11 de setiembre de 1813 en su Cuartel General frente a Puerto Cabello -plaza a la cual tenía sitiada- Bolívar dicta medidas muy severas contra los defraudadores de la Renta de Tabaco
    • Desde el Cuartel General frente a Puerto Cabello, el 13 de setiembre de 1813, Simón Bolívar le expone al Presidente del Congreso de la Nueva Granada, Camilo Torres, sus ideas sobre la organización política de Venezuela y la unión de las dos regiones en un solo Estado
    • Simón Bolívar expresa a la Municipalidad de Caracas su gratitud por habérsele conferido el de Libertador de Venezuela. Caracas, 18 de octubre de 1813
    • En comunicación dirigida el 16 de diciembre de 1813, desde Valencia, al General Santiago Mariño, Libertador del Oriente del país, Bolívar expresa la necesidad que hay de unir los esfuerzos políticos y militares a fin de ganar la guerra y salvaguardar la libertad de todos
    • El 2 de enero de 1814 se celebró en el Convento de San Francisco de Caracas una Asamblea Popular ante la cual dio cuenta el Libertador de sus acciones como jefe militar y dirigente del Estado
    • Comunicación del Libertador fechada en Caracas el 10 de junio de 1814, dirigida al Ministro de Relaciones Exteriores de la Gran Bretaña, en protesta por la ofensa infligida en la isla de San Thomas a los agentes diplomáticos de Venezuela
    • En otro de sus grandes documentos públicos, el Manifiesto dado en Carúpano -puerto del Oriente de Venezuela- el 7 de setiembre de 1814, Bolívar analiza las causas que han conducido a la pérdida de la Segunda República de Venezuela
    • Después de haber logrado como jefe militar que Cundinamarca se una a las demás Provincias de la Nueva Granada (Colombia), el Libertador pronuncia en Bogotá, el 23 de enero de 1815, el discurso de instalación del gobierno de las Provincias Unidas en aquella ciudad
    • En carta escrita desde Mompox el 9 de febrero de 1815 a su amigo el Letrado Pedro Gual -quien se hallaba en la plaza fortificada de Cartagena-, el Libertador se refiere a los males producidos por las guerras civiles y se muestra dispuesta a reconciliarse con su adversario, el Brigadier Manuel del Castillo, quien le impedía entrar a Cartagena
    • Desde su exilio en la isla de Jamaica el Libertador se dirige al Presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, señalándole los peligros que podrían correr las libertades de Hispanoamérica si Napoleón, a raíz de su derrota en Waterloo, es bien recibido en esta parte del Continente. Kingston, 22 de agosto de 1815
    • La «Carta de Jamaica», escrita por Bolívar -Un Americano Meridional- en Kingston el 6 de setiembre de 1815. En ella, el Libertador analiza el presente de la América Hispana a la luz del pasado, e indica las grandes líneas previsibles del porvenir
    • Firmándolo con el seudónimo El Americano, Simón Bolívar redacta en Jamaica un artículo periodístico en el cual analiza la situación étnica y social de Hispanoamérica. Este ensayo, que no consta fuese publicado entonces, iba dirigido al Editor de la Gaceta Real de Jamaica, Alejandro Aikman, hijo. Fue redactado después del 28 de setiembre de 1815 y antes de diciembre de ese año
    • Manifiesto de Bolívar a los pueblos de Venezuela fechado en el Cuartel General de Guayana el 5 de agosto de 1817, con fuertes críticas a la conducta del General Manuel Piar
    • La Ley de Repartición de Bienes Nacionales entre los militares del Ejército Republicano, instrumento de proyección social dictado por el Libertador en Angostura el 10 de octubre de 1817
    • Al crear el Consejo de Estado mediante decreto firmado en Angostura el 30 de octubre de 1817, el Libertador echa las bases de la Administración Pública en plena guerra
    • Discurso pronunciado por el Libertador en Angostura el 10 de noviembre de 1817, al declarar solemnemente instalado al Consejo de Estado. Ante este Cuerpo, Bolívar presenta un bosquejo de sus actividades militares y políticas, a la vez que defiende la separación de los tres Poderes fundamentales del Estado
    • En carta escrita al entonces Coronel Antonio José de Sucre desde Angostura el 11 de noviembre de 1817, Bolívar le da instrucciones para cortar de raíz el mal de la guerra civil que amenazaba con extenderse por el oriente de Venezuela
    • En una proclama dirigida el 12 de junio de 1818, desde Angostura, a los habitantes del Río de La Plata -la Argentina de hoy-, el Libertador reafirma su idea esencial de la unidad continental, en la guerra y en la paz
    • Ante las amenazas de intervención de las Potencias europeas coaligadas en la Santa Alianza, la República de Venezuela emite una declaración -firmada por su Jefe Supremo, Simón Bolívar, el 20 de noviembre de 1818- en la cual ratifica su voluntad de vivir independiente o perecer en la contienda
    • En la oración inaugural del Congreso de Angostura, reunido el 15 de febrero de 1819, el Libertador hace explícita profesión de fe de sus ideas políticas democráticas y republicanas. Este documento, conocido como «el Discurso de Angostura» por antonomasia, encierra una completa síntesis del ideario de Bolívar
    • El proyecto para instituir un Poder Moral fue presentado por el Libertador al Congreso de Angostura, como una parte de su proyecto de Constitución, en febrero de 1819. Al Poder Moral se refiere Bolívar en su Discurso de Angostura. El Congreso lo consideró «como de muy difícil establecimiento, y en los tiempos presentes absolutamente impracticable» y acordó que se imprimiese como un Apéndice a la Constitución, invitando a los sabios del mundo entero a emitir opinión sobre el tema
    • Después de haber cruzado los Andes al frente del Ejército republicano y de haber libertado a la Nuera Granada -la actual Colombia- en los Campos de Royacá, el Libertador regresó a Angostura, donde el 14 de diciembre de 1819 propuso al Congreso la creación de la Gran República de Colombia, cuyo territorio habría de comprender el de Venezuela, la Nueva Granada (incluido Panamá) y luego el Ecuador. Aquel poderoso Estado fue fundado el 17 de diciembre de 1819 y se disolvió once años después con la muerte de su creador
    • Bien convencido del importante papel que desempeña la mujer en la sociedad, Bolívar dirige el 24 de febrero de 1820 una vibrante alocución a las matronas del Socorro, oblación colombiana que fue cuna, en el sigo XVIII, del movimiento de los Comuneros, precursor de la Independencia
    • Proclamada por el Libertador en Bogotá el 8 de marzo de 1820, en la cual exalta el significado de la creación de la Gran República de Colombia. «Colombianos» eran, para él, tanto sus compatriotas de Venezuela como los habitantes de Cundinamarca (llamada más corrientemente la Nueva Granada, la Colombia de nuestros días) y los de Panamá (que entonces era parte de la Nueva Granada), así como los del Ecuador que más tarde se incorporaron a la Gran Colombia
    • Desde San Cristóbal, el 19 de abril de 1820, el Libertador le escribe al General José Antonio Páez una carta en la cual se refiere a los deberes de un gobernante hacia la opinión pública y le hace indicaciones sobre la buena administración del erario nacional. Esta carta se reproduce de un borrador, motivo por el cual no contiene las usuales fórmulas de despedida
    • Mediante un decreto expedido en el Rosario de Cúcuta, el 20 de mayo de 1820, el Libertador dicta normas para restablecer en sus derechos a los indígenas y para fomentar su progreso económico y su educación
    • A fin de fomentar el desarrollo económico, el Libertador decreta en el Rosario de Cúcuta, el 21 de mayo de 1820, la creación de Juntas Provinciales de Agricultura y Comercio
    • Carta a José Rafael Revenga, Ministro de Relaciones Exteriores, fechada el 25 de mayo de 1820 en San Cristóbal, sobre la política internacional y en especial las relaciones con los Estados Unidos
    • En carta escrita el 26 de mayo de 1820 desde San Cristóbal a su amigo el comerciante británico Guillermo White -quien se hallaba entonces en la isla de Trinidad-, Bolívar explica los alcances de algunas de las proposiciones hechas por él en el Discurso de Angostura, y analiza la situación diplomática y militar
    • El 4 de junio de 1820, desde Bogotá, el General Francisco de Paula Santander, Vicepresidente de Cundinamarca en la Unión Grancolombiana, le dirigió a Bolívar un memorial donde se quejaba de que la Alta Corte de Justicia de la República hubiese sido establecida en Guayana. El 20 del mismo mes el Libertador dictó, en el Rosario de Cúcuta, una resolución sobre dicho memorial, en la cual se refleja la tensión existente entre las diferentes secciones de Colombia la Grande cuando ésta llevaba apenas seis meses de fundada
    • Cuando falleció era Bogotá el Administrador de la Renta de Acabalas, varios pretendientes -Juan Bautista Mendoza, Luis Sarmiento, Nicolás de Gamba, Luis Rubio, Francisco Gregorio de Vergara- elevaron sendos memoriales al Libertador en solicitud de aquel empleo. La respuesta de Bolívar a estos memoriales fue lapidaria
    • El triunfo de la Revolución liberal en España obligó a Fernando VII -entonces Monarca constitucional a abrir negociaciones de paz con los patriotas hispanoamericanos. Con los enviados de la Gran Colombia que viajaron a Madrid -José Rafael Revenga y Tiburcio Echeverría-, el Libertador remitió una carta fechada en Bogotá el 24 de enero de 1821, en la cual ofrecía a la Metrópoli una reconciliación basada en el reconocimiento de la Independencia
    • En carta escrita el 24 de mayo de 1821 desde Guanare a su amigo el letrado y estadista Pedro Gual (carta de la cual se conoce sólo el fragmento que reproducimos), Bolívar expresa su preocupación ante las tensiones sociales exacerbadas por la guerra
    • Desde San Carlos, el 13 de junio de 1821, en vísperas de la batalla de Carabobo, Bolívar analiza en carta dirigida al General Santander los peligros de un sistema político basado en puras teorías y no en las realidades políticas, económicas y sociales del momento
    • En comunicación oficial dirigida el 14 de julio de 1821 desde Valencia al Presidente del Congreso de la Gran Colombia reunido en Calcuta, el Libertador, en recompensa por la victoria obtenida en Carabobo, solicita que el Congreso decrete que los hijos de esclavas que nazcan en el territorio de la República serán libres ipso facto
    • En el discurso pronunciado el 3 de octubre de 1821 ante el Congreso de Cúcuta, al tomar posesión de la Presidencia de la República, Bolívar ratifica su vocación de militar y de ciudadano
    • En carta oficiosa escrita en Cali el 2 de enero de 1822 al poeta y estadista ecuatoriano José Joaquín de Olmedo -quien presidía la junta de Gobierno de Guayaquil-, el Libertador declara que esta ciudad y su región, como parte del Ecuador, deben integrarse a la Gran República de Colombia
    • Carta de Bolívar al Obispo de Popayán, Salvador Jiménez de Enciso, fechada en Pasto el 10 de junio de 1822, donde lo exhorta a permanecer en su Diócesis bajo el Gobierno Republicano, y se refiere a las relaciones de los nuevos Estados con el Vaticano
    • Carta particular fechada en Guayaquil el 29 de julio de 1822, donde le explica al Vicepresidente Francisco de Paula Santander lo tratado con el Protector del Perú, General José de San Martín, durante la entrevista sostenida días antes en Guayaquil
    • En carta particular escrita el 26 de setiembre de 1822 desde Cuenca (Ecuador) a su amigo Fernando de Peñalver -quien se hallaba en Venezuela- el Libertador se refiere a la impopularidad de las instituciones monárquicas
    • Carta oficial dirigida al Vicepresidente de la República encargado del Poder Ejecutivo en Bogotá, General Francisco de Paula Santander, en la cual defiende Bolívar la estabilidad de las instituciones y la continuidad constitucional. Tulcán (Ecuador), 31 de diciembre de 1822
    • El Poder Moral, la Religión y la Filosofía, en relación con la Política, son los temas tratados por el Libertador en carta particular para su amigo payanés José Rafael Arboleda, fechada en Guayaquil a 15 de junio de 1823
    • Carta fechada en Pativilca el 19 de enero de 1824, dirigida a su antiguo maestro Simón Rodríguez, en la que le expresa la alegría de saberlo de regreso a América, recuerda sus enseñanzas con viva gratitud y considera la obra que puede hacer Simón Rodríguez en los países emancipados. En la bibliografía bolivariana este documento es conocido como «La Carta de Pativilca» por antonomasia
    • Esta carta escrita desde Pativilca, en la costa peruana, el 23 de enero de 1824, podría resumirse con los conceptos que al pie de la misma anotó el destinatario, General F. de P. Santander: «Bolívar manifiesta las más liberales y patrióticas ideas. Política europea después de la caída de la constitución de España»
    • Convocatoria del Congreso de Panamá, firmada por el Libertador en Lima el 7 de diciembre de 1824, dos días antes de la batalla de Ayacucho. Como Jefe de Estado del Perú, dirige esta comunicación a cada uno de los Gobiernos siguientes: el de Colombia la Grande, el de México, el del Río de la Plata (Argentina), el de Chile, el de América Central (llamada entonces Guatemala)
    • Proclama del Libertador a los soldados del Ejército vencedor en Ayacucho, expedida en Lima el 25 de diciembre de 1824; la causa de los derechos del hombre ha triunfado sobre la opresión
    • Concluida prácticamente en Ayacucho la guerra, el Libertador le expone al General Santander sus ideas sobre la unión de los países hispanoamericanos mediante el Congreso de Panamá. Lima, 6 de enero de 1825
    • El 10 de febrero de 1825, en Lima, Simón Bolívar devuelve al Congreso del Perú los poderes dictatoriales que éste le había conferido el año anterior cuando la existencia de la República estaba en juego. Obtenidas las victorias que sellaron la Independencia -Junín y Ayacucho-, el Libertador restaura el Estado de Derecho en el Perú
    • A propósito del destino de las Provincias entonces llamadas Alto Perú (hoy Bolivia), el Libertador le expone al General Sucre sus ideas sobre el principio jurídico-diplomático del uti possidetis, el cual consistía, en sustancia, en que las nuevas Naciones hispanoamericanas debían constituirse en los límites de las grandes divisiones del Imperio español en América
    • En carta dirigida al Ministro de la Gran Colombia ante el Gobierno Británico, Manuel José Hurtado, Bolívar expone un plan destinado a neutralizar cualquier empresa hostil de la Santa Alianza llevada a cabo con fuerzas navales y terrestres francesas contra los nuevos Estados de la América hispana. Lima, 12 de marzo de 1825
    • El 16 de mayo de 1825, en Arequipa, el Libertador expide un decreto mediante el cual ratifica el del General Sucre de 9 de febrero anterior en La Paz. Quedaba así autorizada la reunión de una Asamblea de las Provincias del Alto Perú, la cual, el 6 de agosto de ese mismo año, declaró la Independencia y dio al nuevo Estado el nombre de «República Bolívar», cambiado después a «Bolivia»
    • Bolívar ha llegado al Cuzco. Una serie de ideas se agolpan en su mente, las que expone en carta dirigida al General Santander -siempre en Bogotá- el 28 de junio de 1825: la gratitud de los pueblos; la evocación de la grandeza del Incanato; la defensa del indio; la posible creación de Bolivia; la administración pública; las guarniciones militares; la situación de Venezuela; la política interior del Perú; y la posibilidad de colocar a la Confederación hispanoamericana bajo la protección de Inglaterra
    • En el Cuzco, el Libertador dicta el 4 de julio de 1825 un decreto en el cual se proclaman los derechos del indio como ciudadano y se prohíben las prácticas de explotación a que se le tenía sometido desde siglos atrás
    • Por decreto expedido el 4 de julio de 1825 en el Cuzco, el Libertador dispone la distribución de tierras a los indígenas
    • En carta particular escrita en el Cuzco a 22 de julio de 1825, dirigida al Presidente del Consejo del Perú, el prócer peruano Hipólito Unanue, el Libertador clama por la reorganización de las rentas del Estado y porque se persiga y se erradique el peculado
    • En carta dirigida al Ministro de Hacienda del Perú, José de Larrea y Loredo, Bolívar expone algunas ideas tendentes a la liquidación de la deuda pública de aquel Estado. Potosí, 17 de octubre de 1825
    • «El primer deber del gobierno es dar educación al pueblo», declara Bolívar al comienzo de su decreto de 11 de diciembre de 1825, expedido en Chuguisaca, mediante el cual organiza el sistema educativo de la nueva Nación Boliviana
    • Decreto expedido en Chuquisaca el 11 de diciembre de 1825, por el cual se manda recoger y dar educación a los niños huérfanos
    • Con el objeto de desarrollar la agricultura en el Departamento de Santa Cruz, el Libertador -mediante decreto dado el 14 de diciembre de 1825 en Chuquisaca- dispone que se distribuyan las tierras del Estado en dicha región boliviana. Este decreto presenta ciertas similitudes, pero también interesantes diferencias, con el expedido por el propio Bolívar en el Cuzco el 4 de julio del mismo año
    • El Libertador estaba bien convencido de que toda política destinada al fomento -como se decía entonces- o al desarrollo -como decimos hoy- de una determinada actividad económica, por ejemplo la agricultura, exigía un conocimiento previo de la situación en que se hallase dicha actividad. Por esto, mediante decreto firmado en Chuquisaca el 17 de diciembre de 1825, ordena realizar un Censo Agrícola de Bolivia
    • Con criterio singularmente moderno, Bolívar dicta en Chuquisaca, el 19 de diciembre de 1825, un decreto que prevé la preservación de las aguas, su uso racional, y la conservación de los bosques, así como la reforestación
    • En una fecha no bien determinada, pero que corresponde a los meses iniciales de 1826, el Libertador anota en un borrador algunas ideas fundamentales acerca de los objetivos del Congreso que está por reunirse en el Istmo de Panamá. Es el documento denominado «Un Pensamiento sobre el Congreso de Panamá», donde, más allá de la diplomacia, del equilibrio de los poderes, del papel de las naciones hispanoamericanas y de Inglaterra, apuntan tres fines esenciales: la paz, el desarrollo y la «reforma social»
    • Desde su residencia oficial de La Magdalena, cerca de Lima, el Libertador le escribe el 21 de febrero de 1826 una carta confidencial al General Francisco de Paula Santander, Vicepresidente de la Gran Colombia encargado del Poder Ejecutivo en Bogotá. Tras referirse a la situación política del Perú y de otros países sureños, Bolívar expresa su rechazo a los planes napoleónicos que desde Caracas le había insinuado el General José Antonio Páez por medio de su enviado Antonio Leocadio Guzmán
    • Carta del Libertador al General José Antonio Páez, escrita el 6 de marzo de 1826 en su residencia de La Magdalena, cerca de Lima. Rechaza Bolívar en ella los planes «napoleónicos» que le habían sido insinuados y declara: «El título de Libertador es superior a todos los que ha recibido el orgullo humano»
    • A consecuencia de la petición hecha por 52 Diputados del Congreso del Perú, Bolívar -en comunicación oficial dirigida al Consejo de Gobierno de dicha República- reafirma su f e en la soberanía popular como base del poder político y ratifica su concepto de la unidad fundamental de las naciones de Hispanoamérica. Magdalena, 27 de abril de 1826
    • En carta particular al General Antonio Gutiérrez de La Fuente, quien se hallaba en Arequipa, el Libertador le expone su proyecto de confederación entre Colombia la Grande, el Perú y Bolivia, basada en la adopción de la Constitución Boliviana. Magdalena, cerca de Lima, 12 de mayo de 1826
    • Desde La Magdalena, su residencia cercana a Lima, el Libertador le escribe el 23 de mayo de 1826 una larga carta particular al General Santander, quien dirigía en Bogotá el gobierno de Colombia la Grande. Entre otros temas, Bolívar se refiere al estado de la economía, la administración, los tribunales, la hacienda pública y otros aspectos de la situación gran colombiana que le preocupan
    • En su Mensaje al Congreso de Bolivia, fechado en Lima el 25 de mayo de 1826, el Libertador analiza el Proyecto de Constitución Boliviana redactado por él que en esa fecha envía también al mencionado Congreso
    • En carta escrita en Lima el 29 de mayo de 1826, el Libertador reprende severamente a su sobrino Anacleto Clemente Bolívar por su disoluta conducta. En esta carta, el Libertador destaca el papel que la educación, la dignidad y el autodominio desempeñan para el ascenso social del individuo, dando en ejemplo a muchos pobres guerrilleros que no tenían más familia que la patria
    • Borrador de una comunicación que en forma de circular se proponía enviar el Libertador a destacados personajes de Colombia la Grande por mano de Antonio Leocadio Guzmán. El objetivo era promover un vasto movimiento de opinión favorable a la Constitución Boliviana. Lima, 3 de agosto de 1826
    • En abril de 1826 estalla en Valencia, y se propaga luego a Caracas y a otras poblaciones, la denominada Revolución de La Cosiata, acaudillada por el General José Antonio Páez. Venezuela inicia la marcha hacia su separación de la Unión Gran Colombiana. Los Jefes del Oriente y de Maracaibo -los generales Bermúdez y Urdaneta, respectivamente- se enfrentan a Páez. La guerra civil está a punto de estallar. Bolívar regresa del Perú, pasa por Bogotá y se dirige a Maracaibo. Desde esta ciudad, el 16 de diciembre de 1826, exhorta a los venezolanos a evitar los males de una lucha fratricida
    • El 23 de diciembre de 1826, desde Coro, el Libertador le dirige al General José Antonio Páez una carta en la cual ofrece una transacción para cortar la insurrección, pero acatando «la verdadera soberanía, que es la mayoría nacional»
    • El 26 de abril de 1827, en Caracas, el Libertador ratifica por escrito que en 1821, después de la batalla de Carabobo, había concedido la libertad a su esclava María Jacinta Bolívar. Este y otros documentos similares demuestran que Simón Bolívar, como particular, se anticipaba a cumplir las normas que preconizaba como gobernante
    • Desde Caracas, el 30 de abril de 1827, el Libertador le escribe particularmente a su amigo el general británico Sir Robert Wilson, quien residía en Londres. Entre otros temas, se refiere a los males causados en el cuerpo social por la corrupción, que todo lo envenena
    • El 8 de junio de 1827, desde Caracas, el Libertador le escribe particularmente a su amigo el General Antonio José de Sucre, quien se hallaba en Chuquisaca (hoy Sucre) como Presidente de Bolivia. Después de hacer algunas apreciaciones y conjeturas acerca de la evolución política del Perú y países vecinos hacia el sur -en especial, Bolivia-, el Libertador le expone a Sucre algunas de las reformas de todo orden que ha llevado a cabo en Venezuela durante los últimos meses
    • Hallándose en Turbaco, cerca de Cartagena, el Libertador dispone el 7 de agosto de 1827 que el sueldo de su cocinero sea eliminado de la nómina del Estado Mayor a fin de pagarlo de su propio peculio. Resoluciones como ésta demuestran la pulcritud con que manejaba los caudales del Estado
    • Con el objeto de resolver la crisis en que se debatía la Gran Colombia en 1826 y 1827, se reunió una Gran Convención Nacional, la cual abrió sus sesiones en la ciudad de Ocaña a comienzos de abril de 1828. Desde el 29 de febrero de ese año tenía preparado Bolívar el Mensaje que hizo presentar oportunamente ante la Gran Convención, pues él no fue a Ocaña. Ese Mensaje constituye una conmovedora radiografía de la situación de la República en aquellos tiempos calamitosos
    • Mientras la Gran Convención delibera en Ocaña, el Libertador se halla situado en Bucaramanga. Desde allí, el 12 de abril de 1828, le escribe al General José Antonio Páez, Jefe Superior de Venezuela, comentando la situación política general y exponiendo la relación entre las virtudes y el régimen democrático
    • Al disolverse la Gran Convención, Bolívar regresa a Bogotá, donde asume el mando supremo. Los difíciles problemas de carácter político que debe resolver no le impiden recomendar medidas destinadas al fomento de la agricultura, como lo hace en esta carta dirigida al General Páez el 16 de agosto de 1828
    • En carta dirigida al General José Antonio Páez, Jefe Superior de Venezuela, el 26 de agosto de 1828 desde Bogotá, el Libertador le expone algunas de sus ideas para lograr «el equilibrio social, la libertad de todos y la estabilidad del gobierno». En la continuación de esa carta, escrita el día 27, Bolívar se refiere a un asunto particular, relacionado con las minas de Aroa que deseaba vender
    • Ante el vacío de poder creado por la disolución de la Convención de Ocaña, el Libertador asume el mando supremo del Estado y dicta, para normar su propia acusación, un Decreto orgánico expedido el 27 de agosto de 1828 en Bogotá
    • A mediados de diciembre de 1828 el Libertador tomó un breve reposo en el lugar de Bojacá, en la Sabana de Bogotá, no lejos de la capital. Desde allí le escribió el día 16 una carta oficiosa al Dr. Estanislao Vergara, Ministro de Relaciones Exteriores, quien se hallaba en Bogotá. Entre otros temas, Bolívar se refiere a la necesidad de informar a la opinión pública a fin de evitar que tomen vuelo ciertas calumnias
    • Con el título de «Una mirada sobre la América Española» el Libertador redactó un artículo destinado a ser publicado en un periódico o en un folleto. En este texto -cuya autoría por Bolívar es indubitable, aunque en el cuerpo del escrito se mencione al Libertador en tercera persona- se analiza con descarnada sinceridad la situación que entonces imperaba en las naciones hispanoamericanas. El artículo carece de fecha, pero debe ser de los meses de abril-junio de 1829
    • Desde el campo de Buijó, frente a Guayaquil -ciudad ocupada entonces por fuerzas peruanas-, el Libertador le escribe el 13 de julio de 1829 al Dr. Estanislao Vergara, Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia la Grande y miembro del Consejo de Gobierno en Bogotá. Al analizar la situación política, Bolívar considera tres opciones: la disolución de la Gran Colombia, el establecimiento de un gobierno vitalicio basado en la Constitución Boliviana y la entronización de un príncipe extranjero. Esta última posibilidad, que había sugerido el Consejo de Gobierno, no le parece viable
    • Mediante un decreto dictado el 31 de julio de 1829 en Guayaquil -ciudad que poco antes había sido evacuada por los peruanos-, el Libertador establece normas para el racional aprovechamiento y la debida conservación de la riqueza forestal en Colombia la Grande
    • El 5 de agosto de 1829, en Guayaquil, el Libertador contesta una carta que el 31 de mayo le había escrito desde Bogotá el Coronel Patrick Campbell, Encargado de Negocios Británico ante el Gobierno de Colombia la Grande. El Libertador se refiere al proyecto de monarquía iniciado por el Consejo de Gobierno de Bogotá mientras él se hallaba en campaña en el Ecuador, y diplomáticamente muestra todos los inconvenientes que encierra el proyecto de coronar a un príncipe europeo
    • Todavía en Guayaquil, donde debía firmarse la paz entre el Perú y la Gran Colombia, el Libertador piensa cada vez más en retirarse del mando. En carta dirigida el 13 de setiembre de 1829 al General José Antonio Páez así lo manifiesta, y le expone también que ha expedido «una circular convidando a todos los ciudadanos y corporaciones para que expresen formal y solemnemente sus opiniones». Es, una vez más, el recurso al pueblo soberano. Junto a las preocupaciones de orden político está la comprensión de las necesidades de la economía: comercio y agricultura
    • En carta escrita desde Guayaquil el 13 de setiembre de 1829 a su antiguo edecán el General Daniel Florencio O'Leary, expone el Libertador sus puntos de vista relativos a la situación política y bosqueja algunas posibles soluciones a la crisis que vive la Gran Colombia
    • El 24 de octubre de 1829 el Libertador firma en Quito un decreto que había sido preparado por el Consejo de Gobierno en Bogotá. Este importante documento contiene la declaración de que «las minas de cualquiera clase corresponden a la República» y constituye, por consiguiente, la base del actual Derecho Minero y de Hidrocarburos en Venezuela
    • El 6 de diciembre de 1829 el Libertador se hallaba en Popayán, en marcha hacia Bogotá, adonde iba para abrir las sesiones del Congreso. En carta dirigida a Antonio Leocadio Guzmán, quien estaba en Venezuela, Bolívar reitera su negativa absoluta y terminante a ceñirse una corona
    • El 20 de enero de 1830, ante el Congreso reunido en Bogotá, el Libertador hace en su Mensaje un recuento de los sucesos ocurridos durante los dos últimos años, bosqueja la situación de la república y presenta su renuncia al Poder Supremo
    • Desprendido ya del mando, el Libertador se halla en Barranquilla, en la costa norte de Colombia. Desde allí le dirige el 9 de noviembre de 1830 una extensa carta al General Juan José Flores, Jefe del Ecuador -un Estado que se había separado ya de la Gran Colombia-, donde Bolívar expresa tristes reflexiones sobre la marcha de la Revolución. El asesinato de Sucre le había conmovido profundamente, tanto por la excelsa amistad que a él le unía como porque el Gran Mariscal de Ayacucho hubiera sido el heredero espiritual y político del Libertador
    • En la Hacienda de San Pedro Alejandrino -propiedad del hidalgo Joaquín de Mier cercana a Santa Marta- el Libertador redacta su última proclama. Este documento, firmado el 10 de diciembre de 1830, una semana antes de su muerte, representa el legado de Bolívar para sus compatriotas de Colombia la Grande -venezolanos, colombianos, ecuatorianos, panameños- y para los pueblos todos de América

Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes