Leandro Fernández de Moratín

Leandro Fernández de Moratín contribuye, como otros autores vinculados a la Ilustración, a crear un teatro capaz de servir de vehículo de expresión y propaganda para la misma. Pero el impulso básico que le lleva a esa actitud crítica es la necesidad que, como creador, tiene de transformar un panorama teatral cerrado a las innovaciones y características del neoclasicismo cultivado por él. Así, pues, la faceta creativa y la crítica se complementan en un autor que no sólo aportó un brillante modelo dramático la comedia neoclásica, sino que también reflexionó sobre el hecho teatral en unos términos vigentes durante bastantes décadas. Asimismo cultivó con acierto la poesía lírica y fue uno de los más lúcidos reformadores del teatro, tarea que consideraba imprescindible para representar sus obras adecuadamente.