Saltar al contenido principal

Leopoldo Alas Clarín

Cronología de Leopoldo Alas «Clarín»

Por J. Mª Martínez Cachero

1852

  • El día 25 de abril nace en Zamora Leopoldo Enrique García-Alas Ureña, hijo de Genaro García Alas (asturiano) y de Leocadia Ureña (leonesa). Su padre, amigo y correligionario político del conservador José Posada Herrera, era a la sazón gobernador civil (jefe político, se llamaba entonces) de esa provincia.

1854

  • Se traslada con su familia a León, provincia de la que el padre había sido nombrado (día 14 de agosto) gobernador civil, cesado en 1863 (día 12 de febrero) por traslado, con el mismo cargo, a Pontevedra. Alumno de los jesuitas -Recordé la infancia [escribía en 1878], aquellos plácidos días en que yo merendaba con los jesuitas en San Marcos, de León; con aquellos padres que me daban recetas para ganar el cielo, guindas con aguardiente y muchos pellizcos en las rosadas u mofletudas mejillas.

1859

  • Regresa su familia (excepto el padre) a Oviedo, ciudad que Leopoldo Alas acaso viera por primera vez.

1863

  • Comienza el bachillerato en el instituto de Oviedo -¡El griego! Tomás [Tuero], ¿te acuerdas? ¿Te acuerdas de aquel griego que nos enseñaba aquel dómine que no lo sabía? [...]-; allí tiene como condiscípulos a Tomás Tuero y a Armando Palacio Valdés, quien recordará en La novela de un novelista (capítulo XXXIII): Pasamos la vida disputando. [...] Todo era materia para disputas acaloradas que duraban indefinidamente, pues ninguno quería quedar convicto de ignorancia [...].

1865-1866

  • Con fecha 12 de julio de 1865 don Genaro, su padre, tomó posesión del gobierno civil de Guadalajara, cargo que desempeñó hasta abril del año siguiente. Cabe pensar -a la vista de las alusiones a Guadalajara que se encuentran en la obra narrativa de Clarín, sobre todo en Superchería- que nuestro escritor conoció directamente la ciudad alcarreña, en cuyo instituto debió de proseguir sus estudios de bachillerato.
  • En mayo de 1866 su padre tomó posesión del gobierno civil de Toledo.

1868

  • El día 1 de marzo comienza la redacción de su periódico manuscrito Juan Ruiz, que duró hasta el 14 de enero del año siguiente. Colabora también (con prosa y verso) en los periódicos ovetenses El Eco de Asturias (diario) y La Estación (semanario). Se declara republicano, lleno de entusiasmo y expectación ante la revolución de septiembre.

1869

  • Concluye el bachillerato e ingresa en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo.

1870

  • Colaboración de Alas -poema elegíaco A la memoria de Gonzalo Castañón- en la Corona literaria que un grupo de amigos y colegas periodistas sacó en Oviedo como homenaje a Gonzalo Castañón, asesinado en Cayo-Hueso (31.I) -De Cuba el redentor Gonzalo sea./Haced, sí, que su muerte le redima.

1871

  • A favor de un decreto firmado por Ruiz Zorrilla termina la licenciatura de Derecho; en octubre se traslada a Madrid para doctorarse y para cursar Letras en la Universidad Central -«Un pobre estudiante que venía a hacerse filósofo y literato de oficio, y a contemplar y admirar a todas las lumbreras de la ciencia, del arte y demás, que en su sentir pululaban en la capital de las Españas», «en el primer año de mis estudios en Madrid, no me acerqué a las cátedras de los vitandos; veíales cruzar por los pasillos y seguíanles mis ojos espantados, me temblaban las carnes; y sobre todo, me temblaba el corazón, porque sentía la atracción del abismo» (recordaría años más tarde). Entre otros profesores tuvo al helenista Lázaro Bardón y al latinista Alfredo Camús; Nicolás Salmerón (Metafísica) y su auxiliar Urbano González Serrano, Francisco de Paula Canalejas y José Amador de los Ríos (ambos, de Literatura), Castelar (Historia), Francisco Giner de los Ríos (Derecho Natural). Las vacaciones escolares las pasaba en Oviedo, con su familia.

1872

  • En el otoño, Leopoldo Alas, Tomás Tuero, Pío Rubín y Armando Palacio Valdés, asturianos, amigos estudiantes en Madrid (con domicilio en Capellanes 2, principal), sacan tres números de Rabagás, «periódico audaz» ciertamente habida cuenta de la naturaleza de su contenido (político) y de su tono (satírico).

1875

  • Colaborador de El Solfeo, periódico madrileño fundado y dirigido por Antonio Sánchez Pérez, cuyo primer número salió el día 7 de marzo. En el número 11 de abril estrenó Alas el seudónimo «Clarín», firmando un Azotacalles de Madrid. (Apuntes en la pared).

1878

  • Leopoldo Alas publicó en la revista asturiana Ecos del Nalón el artículo La verdad suficiente, cuyo sentido y algunas afirmaciones del mismo produjeron la irritación y la repulsa de ciertos sectores ideológicos de Oviedo; comenzaría así lo que pudiera llamarse su mala fama ovetense: Aquí sencillamente, no hay acólito mi agregado a ninguna hermandad, que no le mire como a un réprobo de ideas absolutamente vitandas [...], escribió Tuero comentando el suceso.
  • Para el último domingo de marzo se anunciaba que vería la luz pública la revista literaria que con el título de El Domingo dirigirá el conocido escritor Leopoldo Alas, que tal vez no llegó a aparecer.
  • El día 10 de junio leyó Alas su tesis doctoral, El derecho y la moralidad, dirigida por Francisco Giner de los Ríos -Escribió Alas su tesis en pocas semanas y casi toda en la nada tranquila y silenciosa biblioteca del Ateneo de Madrid (calle de la Montera).
  • El día 27 de julio sale en Madrid el diario La Unión, también fundado y dirigido por Sánchez Pérez y con características semejantes a las de El Solfeo; Clarín figura entre sus redactores.
  • Durante el mes de noviembre se celebró la oposición a la cátedra de Economía Política y Estadística vacante en la Universidad de Salamanca; el tribunal ha colocado en el primer lugar de la terna elevada al Ministerio de Fomento a nuestro querido compañero y colaborador Leopoldo Alas Ureña, de cuyos brillantes ejercicios se han ocupado los periódicos de Madrid, (la noticia viene en Revista de Asturias, Oviedo, 40, 5.XII.1878, sección «Ecos y rumores»). Esta revista (nº del 5.I.1879, ídem) informaba que Leopoldo Alas ha sido postergado al que ocupaba (en la terna del tribunal) el lugar segundo. Hízolo así el Conde de Toreno, cuya decisión, protestada por el perjudicado en carta abierta dirigida al ministro, Francisco Queipo del Llano, sería recordada por él años después con estas palabras: Yo aprendí de ellos [Salmerón y Giner] a respetar convicciones, y el mayor ultraje que me hizo, tal vez sin saberlo, el conde de Toreno, al negarme una cátedra que era mía, fue la implícita sospecha de que fuese yo un libre pensador como el boticario Homais de Flaubert, capaz de apedrear y despedazar con las herejías que a mí se me ocurriesen, el fanal en que guardaran su fe mis discípulos.

1879

  • El día 15 de enero Leopoldo Alas llega a Oviedo, donde permanecerá algún tiempo: enfermo en cama la segunda quincena de marzo (sin saber qué hacer, sin gusto para leer nada); elegido en los primeros días de mayo miembro del comité de la Unión Democrática Republicana ovetense; en julio acude a la fiesta sacramental de Serín, donde le conocería Alonso Posada: Pasamos juntos la tarde, divertidísimos. Era Leopoldo jovial en extremo, animoso, comunicativo, amable...; en octubre estuvo presente en la apertura del curso académico de la Universidad de Oviedo y comentó el discurso inaugural de Buylla para los lectores de La Unión, a quienes anuncia su próximo regreso a Madrid.

1880

  • Comienza su colaboración en el semanario festivo Madrid Cómico, en el que vería la luz la mayor parte de los «paliques». En marzo está en Oviedo y pronuncia una conferencia en la Academia de Jurisprudencia (aneja a la Facultad de Derecho); en mayo vuelve a estar en Oviedo, donde su actividad es abundante y diversa pues sabemos que: intervino en la velada-homenaje al poeta Ventura Ruiz Aguilera, fue a los toros y al teatro de Fontán, y anduvo de fiesta (en el martes del Bollo, Oviedo, y en la romería de la Virgen de la Luz, Villalegre).
  • En el Ateneo -que podríamos llamar su hogar madrileño- tomó parte en el debate sobre el origen del lenguaje (como lo haría en otros de años después) -en aquellas discusiones se reveló, no como un orador correcto no de pretensiones retóricas, pero sí un orador temible e improvisador formidable.

1881

  • Fue nombrado (sesión del día 29 de enero) socio honorario de la Academia de Jurisprudencia, fundada en Oviedo el año 1879. El día 12 de agosto acudió a la inauguración del Ateneo Obrero de Gijón e intervino en el acto con un breve discurso. En septiembre, tras una enfermedad, prepara su vuelta a Madrid -Ha estado bastante malucho pero ya se repuso (contaba Palacio Valdés a Galdós).
  • Se publica el libro Solos de Clarín, colección de artículos de crítica literaria, con prólogo de Echegaray.
  • Con fecha 18 de octubre ve la luz en La Ilustración Gallega y Asturiana (nº 29) el artículo «La Universidad de Oviedo», que es un elogio de lo que Alas llama el claustro restaurado (Buylla, Aramburu, Díaz Ordóñez, etc.), al que había de pertenecer no tardando.

1882

  • En febrero se pone a la venta el libro La literatura en 1881, en colaboración con Armando Palacio Valdés (diez y seis artículos de este y quince de Alas), a manera de repaso a nuestras letras a lo largo de 1881. El día 5 de marzo se celebró en el paraninfo de la Universidad de Oviedo, organizado por esta y por la Academia de Jurisprudencia, un acto necrológico homenaje a José Moreno Nieto, recientemente fallecido; entre otros oradores, intervino Clarín, quien se mostró fogoso e intencionado, y habló bajo la impresión de su amistad íntima y respetuosa con Moreno Nieto, destacando que el destino del extinto fue fundar la tolerancia científica de nuestra sociedad dogmática.
  • El día 22 de marzo el diario madrileño La Correspondencia de España daba la noticia de que no tardando ingresarían en el profesorado universitario aquellos que, como Leopoldo Alas, habían sido víctimas de alguna injusticia; por disposición de fecha 10 de julio, firmada por el ministro de Fomento José Luis Albareda, se le concedía la cátedra de Economía Política y Estadística de la Universidad de Zaragoza, comenzando su trabajo con el nuevo curso académico.
  • Con el mes de julio coincide la aparición de la revista barcelonesa Arte y Letras, mensual, de cuyo consejo de redacción formaba parte Leopoldo Alas.
  • El día 29 de agosto contrae matrimonio con Onofre García Argüelles y García Bernardo en la capilla de la residencia en La Laguna (concejo de Sotrondio) de la familia García Argüelles. El viaje de novios, que emprendieron tiempo después desde Zaragoza, duró desde el 25 de diciembre hasta el 29 de enero de 1883 y visitaron lugares como Córdoba, Granada y Jerez de la Frontera; conoció Alas de cerca los problemas que aquejaban entonces a la gente del sur de España y escribió así los artículos de la serie «El hambre en Andalucía» (seguida de «La crisis de Andalucía»), publicados en el diario madrileño El día.

1883

  • Alas participa en un acto de homenaje a Galdós (Zaragoza, mes de marzo) -Yo iba a hablar con miedo pero luego me calenté y dije todo lo que sentía, y lo entendieron y asistieron, y hubo bravos y bravos para Gloria-. En abril (carta a Palacio Valdés el día 3) anda preocupado por su salud: [...] llevo una temporada de no hacer más que pensar en si defeco bien o mal [...].
  • En mayo y junio, acompañado de su esposa, estuvo en Madrid, acaso gestionando el traslado a la Universidad de Oviedo, finalmente conseguido pues el día 10 de julio tomaba posesión de la cátedra de Prolegómenos, Historia y Elementos de Derecho Romano. Ya en Oviedo, en el mes de septiembre forma parte del jurado que concedió el premio de los Juegos Florales convocado por la Sociedad Económica Ovetense de Amigos del País.
  • De este año data la composición de los cuentos Un documento (Madrid, junio), Amor è furbo, Mi entierro y Avecilla (Zaragoza).

1884

  • Instalado gustosamente en Oviedo (calle Uría, nº 34), tal como le confesaba a Galdós (carta del 15 de marzo): De Oviedo no pienso salir (a no ser por temporadas) en algunos años. Hago una vida de hombre bueno que me sienta muy bien. Mi mujer y mi hijo (seis meses) [Leopoldo], mi casita con luz, aire, techos altos y vistas a la nieve de Morcín; por café, la casa de mis padres, que ambos viven; en el casino, billar; en cátedra, algún discípulo listo, y libros de Vds. y trabajo mío. No es mal lote.
  • Por entonces estaba escribiendo La Regenta, y de ello informaba también a Galdós: [...] yo también me he metido a escribir una novela, vendida ya (aunque no cobrada) a Cortezo, de Barcelona. Si no fuera por el contrato, me volvería atrás y no la publicaba: se llama La Regenta y tiene dos tomos -por exigencias editoriales.
  • Veraneo en la finca familiar de Guimarán (concejo de Carreño), donde pasaba desde acabado el curso académico hasta los exámenes de septiembre, con grandes deseos de trabajar, contrariados por la mala salud -yo tengo la salud muy quebradiza; cada pocos días me dan jaquecas con acompañamiento de fenómenos nerviosos, pérdida del habla y otras menudencias que son una delicia: el primer síntoma es perder la vista. Así no se puede trabajar formalmente-. En el mismo mes de julio (cuando escribe esto a Galdós), ocurre su rompimiento con El Día, porque al Marqués de Riscal, propietario del periódico, le desagradan los artículos de Clarín elogiosos para Zola y el naturalismo.
  • El día 24 de noviembre muere en Oviedo el padre que, además de gobernador civil de varias provincias, fue -en Asturias- diputado regional, concejal y alcalde del Ayuntamiento de Oviedo y persona distinguida con diversos honores y condecoraciones.

1885

  • En enero y julio salen a la luz, respectivamente, el tomo I y el tomo II de La Regenta en su primera edición (Barcelona, Biblioteca de «Arte y Letras»); en mayo, el obispo de Oviedo, el dominico fray Ramón Martínez Vigil, mal informado, arremete contra el novelista en unas duras líneas añadidas a una carta pastoral, lo que produce en la ciudad -donde la novela no tuvo una muy favorable acogida- escándalo no pequeño.
  • En la primavera recibe la visita del periodista asturiano, residente en Puerto Rico, Manuel Fernández Juncos, quien da cuenta (en el libro De Puerto Rico a Madrid...) De la conversación mantenida con Leopoldo Alas y del eco de La Regenta en Oviedo; también, la de Pereda, en cuya compañía y la de algunos amigos, pasó, en Oviedo y en otras localidades asturianas, cinco gratos y ajetreados días.
  • A principios de octubre veía la luz Sermón perdido, conjunto de artículos de crítica literaria inmediata, escogidos de entre los publicados anteriormente en la prensa -Pereda comentaba a propósito de este libro: ¡Cuantísima gracia y cuantísimo garrotazo! La verdad es que buena falta hace.

1886

  • Funda su propia y personal revista Folletos literarios, de los cuales saca el primero, titulado Un viaje a Madrid -se presenta como un exmadrileño, hoy humilde provinciano, que vuelve a la patria de su espíritu después de tres años de ausencia-, a donde efectivamente viaja para conferenciar en el Ateneo acerca de Antonio Alcalá Galiano, lo que le ocupa dos sesiones (26 de febrero y 1 de marzo) -Fernández Bremón comentaría en la muy leída «Crónica general» de La Ilustración Española y Americana (28 de febrero) el fracaso del conferenciante que (a su ver) hizo un papel desairado y triste, divagó perturbado, procuró excitar la hilaridad con chistes impropios de aquella sociedad culta e incurrió en estupendos disparates-. En el teatro de la Princesa vio Alas El archimillonario, obra de Pedro Novo y Colson, a la que atacaría muy duramente, por lo que su autor, ofendido, se trasladó a Oviedo para batirse en duelo con el crítico, quien dio satisfacción al dramaturgo declarando que no fue su ánimo ofender a la persona del Sr. Novo, como particular ni como escritor.
  • Publica un primer libro de cuentos, Pipá, que incluye relatos compuestos en Zaragoza, Oviedo y Madrid, fechados entre 1879 y 1884.

1887

  • En marzo la Sociedad Económica Ovetense de Amigos del País le nombra miembro de una comisión encargada de preparar los Juegos Florales para las fiestas de San Mateo.
  • En abril comunicaba lleno de contento a Galdós que yo me siento este año mejor de los nervios. [...] me siento fecundo, [...] Se me ocurren más cosas que nunca y tengo planes para escribir diez o doce cuentos, o novelas, feliz situación que había desaparecido meses más tarde, cuando (octubre) se quejaba a Yxart: Estoy en una época de no creer en mis novelas pretéritas ni futuras [...].
  • En abril recibió en Oviedo, donde permanecería cuatro días, a Boris de Tannenberg, un joven ruso-francés, escritor parisién que ha venido a España a estudiar de cerca [...] a los literatos y las costumbres literarias, a quien parece ser que informó claramente de la situación que se vivía al respecto.
  • Alas, representante en Oviedo del partido republicano histórico (o partido posibilista) de Emilio Castelar, salió elegido (día 1 de mayo) concejal del Ayuntamiento ovetense por el distrito de Santa Clara.
  • El día 20 de septiembre nace Adolfo, su segundo hijo.
  • Es también el año de publicación de dos Folletos literarios (Cánovas y su tiempo, II, y Apolo en Pafos, III) y del volumen Nueva campaña, otra colección de artículos periodísticos de crítica literaria.

1888

  • Con fecha 6 de enero le escribía Giner de los Ríos desde Madrid:
    [...] sé perfectamente que es usted uno de los hombres que hacen más labor en esta poética misión de desasnar a los demás [...] todos los de ahí dicen que es usted el mejor profesor de esa Facultad: en saber, enseñar y calabacear [...].
  • En marzo, pese al desánimo que le apodera en ocasiones, trabaja intensamente, ocupado sobre todo por las colaboraciones periodísticas -[...] como ahora tengo salud y dos hijos no hay más remedio que trabajar. Ahora escribo en La Justicia y en La Ilustración Ibérica [...].
  • Con la publicación del folleto Yo y el plagiario «Clarín», de Luis Bonafoux «Aramis», que recoge sus escandalosas acusaciones contra el narrador Leopoldo Alas -a quien acusa de plagiario de Zola, Flaubert e Isidoro Fernández Flórez-, culmina una hostilidad personal y literaria, una de las más violentas que sufrió Clarín, quien responderá no tardando mucho con Mis plagios (cuarto de los Folletos literarios).
  • Pasa a desempeñar en octubre la cátedra de Derecho Natural, que ocupará hasta su muerte -Yo lo soy [le contaba al uruguayo Rodó] de Derecho Natural [...], y mi cátedra es mis amores. Allí, a cuatro paredes, les digo lo mejor de mi alma, lo que es vivir más vida, de fijo.

1889

  • Publica Mezclilla (volumen de crítica literaria), la novela corta Superchería y una semblanza de Galdós, ofrecida como estudio crítico-biográfico dentro de la serie titulada «Celebridades españolas contemporáneas».
  • A principios de agosto interrumpió el veraneo en Guimarán para asistir en Oviedo -fiestas de San Salvador- a una corrida de toros en la que se enfrentaban Lagartijo y Frascuelo.
  • La hostilidad contra Clarín aumenta considerablemente y Lázaro Galdeano le advierte: [... ] por cierto que hay aquí mucha gente que tiene empeño en que no admita yo nada de usted, y gente gorda.

1890

  • En el mes de febrero, desde las páginas de su periódico La Cruz de la Victoria, primero, y La Victoria de la Cruz, después, el sacerdote ovetense Ángel Rodríguez Alonso (don Angelón) hizo objeto a Clarín de una persecución incesante, mantenida hasta 1895, por medio de unos sueltos, Incidencias, en los cuales se comentaba negativamente cualquier actividad clariniana, reparándose principalmente en supuestos errores gramaticales, con una expresión desenfadada e insultante; el atacado, molesto por lo que de él se decía, contestaba a tales Incidencias desde La Horma y El Liberal Asturiano, y los ovetenses (lo recuerda Pérez de Ayala) asistían a esta trifulca entre apasionados y divertidos.
  • En la sesión municipal del día 16 de mayo Leopoldo Alas defendió una moción presentada por cinco concejales (él, uno de ellos) para que se diera el nombre de Campoamor al teatro que se estaba construyendo en Oviedo, honrando así los merecimientos de tan insigne coterráneo.
  • Rompe con Lázaro Galdeano y deja de colaborar en La España Moderna como consecuencia de una carta-petición del editor (fechada a 12 de junio) que Alas consideró una ofensa para su dignidad y libertad de crítico literario. En julio agradece en carta a Galdós su intervención para que le contrataran en un periódico bonaerense -La Argentina- dos artículos-cartas al mes por un total de cincuenta duros.
  • Salen los Folletos Literarios VI (Rafael Calvo y el teatro español) y VII (Museum. Mi revista).
  • Nace su hija Elisa (23 de septiembre).

1891

  • En marzo hay compañía de teatro en Oviedo y Leopoldo Alas tiene ocasión de ver la obra de Echegaray, Un crítico incipiente, de la que hablará en sendos artículos de Madrid Cómico. En junio espera en Oviedo a su amigo el actor Antonio Vico.
  • A finales de junio ve la luz, de mano del editor Fernando Fe, la novela Su único hijo.
  • Entre junio y agosto se insertaron en El Eco Montañés, de Cádiz, los seis «Repasos» que Ramón León Máinez (con el seudónimo de «Baltasar Gracián») dedicó a comentar desfavorablemente la obra narrativa y crítica de Clarín, quien, por su parte, atacaba a los agustinos Francisco Blanco García y Conrado Muiños, que le replicaron en la revista de su orden, La Ciudad de Dios.
  • Pasa los meses de verano, entregado a una vida estúpido-recreativa que me sienta muy bien [...] dormir mucho, nadar, comer, jugar al monte y bailar rigodones, entre Guimarán -hasta el 21 de agosto- y Salinas (Castrillón) -desde ese día hasta el regreso a Oviedo-, en tanto prepara el discurso de apertura de curso en la Universidad acerca de El utilitarismo en la enseñanza.

1892

  • En febrero sale el volumen Doña Berta, Cuervo, Superchería, tres deliciosos cuentos o novelas cortas, [libro que] no tenemos para qué recomendarle porque los libros de nuestro compañero se venden como pan bendito, sin recomendaciones ni bombos de amigos. Cuesta 3 pesetas, (sección anónima «Chismes y Cuentos», Madrid Cómico, nº 471). Media peseta más era el precio de Ensayos y Revistas, que se puso a la venta en el mes de mayo.
  • La polémica con Emilio Bobadilla («Fray Candil»), en tiempos amigo suyo, mantenida por ambas partes con extremada dureza de tono y expresión en las páginas de Madrid Cómico, llevó finalmente a un duelo, celebrado, aprovechando la estancia de Clarín en Madrid, el día 20 de marzo; estando en él, tuvo el Sr. Alas la desgracia de caerse, causándose una herida ligerísima en un labio; en su necrología de Clarín recuerda «Fray Candil» que nos pusimos de oro y azul, acabando por batirnos en duelo. [...] Aquella fue la primera vez que yo vi a Clarín. No le conocía personalmente. Lo que yo padecí, nadie lo sabe. ¡Tener que matarme con un hombre a quien yo quería y admiraba!.
  • Su nombradía, para bien y para mal, era el motivo de que le fuesen pedidos por algunos colegas prólogos para sus libros, petición que Alas atendió en bastantes casos; uno de ellos fue el de Guasa viva, libro de Juan Pérez Zúñiga, prólogo en cuyos versos 3-4 se cuenta que llevo escritos cinco/desde el mes de abril, (estamos en junio).
  • En junio fue su primera visita a Covadonga: ¡Impresión solemne, de las que hacen época! ¡Gran emoción!.
  • El día 27 de julio publica el diario madrileño El Liberal el cuento ¡Adiós, Cordera! llamado a convertirse en uno de los suyos más famosos.
  • El día 3 de diciembre fallece en Oviedo el periodista Tomás Tuero, amigo desde la infancia y, siempre, fiel y entrañable; por eso su desaparición le llena de pena y le lleva a decir que a mí casi me inicia en la vejez y en sus pensamientos serios y tristes.

1893

  • Publicación del libro El Señor y los demás son cuentos. Anunciada la elección por los integrantes del claustro universitario ovetense de un senador que lo representara, Alas se convirtió en un eficaz electorero a favor de su amigo Marcelino Menéndez Pelayo, pese a las diferencias ideológicas existentes entre ellos; sin oposición fue elegido (mes de marzo) don Marcelino.

1894

  • Publicación de Palique, libro que ofrece una muestra de su actividad periodística más conocida y seguida entonces.
  • En el mes de enero forma parte del tribunal que juzga en Oviedo unas oposiciones a notarías.
  • En el mes de marzo atiende a Galdós durante la visita de este a Oviedo, que coincidió con el estreno de La loca de la casa y La de San Quintín. Hubo un banquete, con asistencia de autoridades, políticos y periodistas, y algún discurso homenaje al ilustre escritor, lo cual produjo los consabidos dimes y diretes: Aquí [escribía Alas a don Benito] siguen los periódicos neos discutiéndole a Vd. y a los carlistas que fueron a la comida, y de camino me insultan a mí.
  • Los días 14, 15 y 16 de septiembre el hispanista italiano Arturo Farinelli está en Oviedo y visita a Leopoldo Alas, a quien recordaría años más tarde: ágil, agudo, de rapidísima intuición y profundamente versado en la cultura de su tiempo.
  • La Navidad la pasa con los suyos, malito, con un poco de calentura.

1895

  • El día 20 de marzo se estrenó en el teatro Español, de Madrid (sesión homenaje a la actriz María Guerrero), Teresa, ensayo dramático en un acto y en prosa, obra en la que Leopoldo Alas tenía puestas muchas ilusiones, venidas a tierra como consecuencia de la mala acogida que le dispensaron público y crítica, lo cual le produjo considerable indignación, manifestada en las polémicas que sostuvo con los detractores. Había dejado a sus tres hijos enfermos de gripe y al regreso a Oviedo los encuentra casi curados.
  • Verano escasamente fecundo porque la salud no le ayuda: Yo no he hecho nada, ni lo haré, si no me sopla la musa, para lo cual será necesario que el estómago calle. Tengo que pensar tanto en los intestinos, que no hay poesía posible.
  • En septiembre, un artículo de Clarín en Madrid Cómico a propósito de la catástrofe del crucero Barcáiztegui molesta grandemente a los marinos españoles, una comisión de los cuales se desplazaría a Oviedo para pedir explicaciones al escritor -una retractación completa del articulo [...], o una reparación por medio de las armas-; la cuestión concluyó con la firma de un acta por los representantes de ambas partes.

1896

  • Entre febrero y abril sostiene Leopoldo Alas una especie de polémica, desprovista de la acritud de otras muchas, acerca de la lengua catalana y del catalanismo político con Enrique Prat de la Riba; la postura de Clarín está presidida por una clara exaltación del español, la lengua de todos sus compatriotas.
  • El día 29 de mayo el librero ovetense Juan Martínez, de cuya tienda era visitante asiduo Alas, comunica a los hijos de Hidalgo (Madrid) que envió al escritor las pesetas 122,25 que Vds. me ordenaban le entregase, (tal vez producto de la venta de ejemplares de Teresa).
  • A finales de junio asiste como invitado a la fiesta sacramental de la parroquia de Serín, jornada de alegría y de cansancio, juntamente, pues (como le participaba a Galdós) vengo de una romería, de comer con curas y tengo ardor de estómago, gracias a los potajes del país.
  • El día 18 de septiembre, cuando la familia se reúne para celebrar la fiesta de San Genaro, moría de repente doña Leocadia Ureña, la madre, con la que tan unido estuvo siempre Leopoldo Alas, que respondía así al pésame de su amigo Juan Ochoa: Tengo miedo del padecer lento y muy duradero que vendrá después de este aturdimiento del principio. Yo estaba aniñado respecto del cariño de mi madre.
  • Publica el libro Cuentos morales.

1897

  • El día 11 de febrero intervino en un mitin que recordaba en Oviedo la república española de 1873.
  • Condenado a muerte el anarquista Angiolillo, asesino de Cánovas, Leopoldo Alas publica un artículo en Madrid Cómico donde pedía piedad con el sentenciado, motivo por el cual la Fiscalía del Tribunal Supremo ordena del procesamiento del escritor quien, citado por el juez de Oviedo, escribe a Sinesio Delgado, director del semanario, encargándole que le represente pues no dispone de tiempo para comparecer en Madrid como reo.
  • Invitado por el Ateneo madrileño para explicar unas lecciones en la Escuela de Estudios Superiores sobre Teorías religiosas de la filosofía novísima -materia que es muy de mi gusto y sobre la que he leído mucho, y pensado y sentido muchísimo-, Alas pasó en Madrid casi mes y medio (noviembre y diciembre); el éxito fue considerable: asistencia de público, noticias en la prensa -como las reseñas debidas al joven José Martínez Ruiz, recién llegado a Madrid, quien repararía en que Clarín insertaba un inciso en el período; luego, en ese inciso incrustaba otro; su habla era torcida, enmarañada; pero expresiva, incisiva. [...]-, nuevas amistades. Es entonces cuando ocurrió el incidente con Francisco Navarro Ledesma, quien llegó a abofetear a Clarín.

1898

  • En el claustro de profesores de la Universidad de Oviedo, reunido el día 11 de octubre, Leopoldo Alas propone la creación de la Extensión Universitaria, habida cuenta de la necesidad de que el saber universitario y la actividad intelectual de los hombres que son sus poseedores se proyecten fuera del recinto estricto de la docta institución en una docencia más amplia; Alas tomó parte en sus actividades como conferenciante sobre diversos temas durante los cursos 1898-99, 1899-1900 y 1900-1901.
  • Sabemos por el testimonio del actor Vicente García Valero que en el mes de agosto (fiestas de Begoña), Clarín estaba en Gijón, a donde había acudido para presenciar las corridas de toros que daba Rafael Guerra, Guerrita.

1899

  • El día 26 de abril muere en Oviedo el escritor Juan Ochoa, uno de los más queridos amigos de Clarín, quien le recordará (en el artículo necrológico que le dedica) como confidente de mis intimidades en las melancólicas mañanas que pasábamos juntos hablando de Dios, del amor y de la muerte, en este delicioso pedazo de paraíso que se llama el Campo de San Francisco.
  • A 20 de junio le revelaba a Jacinto Octavio Picón el mal estado de su ánimo, pues trabajo sin fe, sin esperanza... y sin caridad para mi pobre estómago y mi pobre ingenio.
  • En un artículo publicado en el periódico madrileño El Español (número de 28 de octubre) declara que cuando se me pregunta qué soy, respondo: principalmente, periodista.

1900

  • Recibe en Oviedo la visita de Salvador Canals, periodista que habla tenido tiempo atrás alguna agarrada con Alas pero ahora, en cuanto le vi en el patio de la Universidad me quité el sombrero. Lo encontré cuando entraba en su clase de Derecho Natural [...]. A la salida era otro hombre. Los nervios seguían vibrando dentro del gabán, pero por entre la barba rubia salía una voz amable que invitaba a las afectuosas confidencias. Me pareció entristecido [...] trabajaba en una nueva edición de La Regenta, con prólogo de Galdós, y hacía uno para las obras completas del malogrado Juan Ochoa.
  • El día 5 de agosto habla en el acto de colocación de la primera piedra del teatro Palacio Valdés, de Avilés.
  • Con fecha 13 de octubre, desde el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes se oficia al Rector de la Universidad de Oviedo para que inmediatamente proceda V.I. a hacer comparecer en su presencia al catedrático numerario de la Facultad de Derecho de esa Universidad D. Leopoldo García Alas, para que manifieste si son suyos los artículos que aparecen en la prensa con el pseudónimo de Clarín [...], a lo que el interesado respondió que nada tenía que ver con cuanto publicase la prensa que no llevase su firma; el motivo de tal requisitoria fue un «palique» (publicado en Heraldo de Madrid, 12.X) en el que se atacaba, por desatinada, la reforma de la enseñanza propuesta por el ministro del ramo, García Alix.

1901

  • Prepara dos libros: El gallo de Sócrates, cuentos, y Siglo pasado, ensayos, que verían la luz póstumamente.
  • En abril entregó Galdós su prólogo para una segunda edición de La Regenta, dispuesta ya en la imprenta tiempo atrás; y Alas envía a la editorial barcelonesa Maucci, su traducción de Travail, de Zola, para la que había pedido ayuda a varios de sus amigos de Oviedo (Posada, Sela, Altamira, y el marqués de Valero de Urría).
  • El día 27 de febrero intervino en la velada necrológica homenaje a Campoamor, celebrada en el ovetense teatro de su nombre, -Hizo una oración de gran mérito: recogida, sentidísima, enternecedora en varios pasajes, pintándonos el alma del celebérrimo cantor y escritor: sus tendencias y su fondo nobilísimo; aquel talento clarividente y sincero del poeta, todo esto y mucho más, dicho como sabe decirlo el Sr. Alas [...]. El ex-voto del final y otros párrafos arrancaron lágrimas a muchos, (reseña anónima del acto, El Carbayón, Oviedo, 1 de marzo).
  • También en el mes de febrero media, sin éxito, en la huelga de los obreros portuarios de Gijón.
  • El día 27 de mayo está Alas en León, donde asiste a la reinauguración de la catedral -se abrió de nuevo al culto, consagrada por el obispo de Osma-, después de largas y costosas obras de restauración.
  • A la vuelta de este viaje, cambia de domicilio: Ahora me mudo a una casa con una gran huerta, muy ancha y alegre. [...] (en la Fuente del Prado, afueras de Oviedo).
  • El jueves 13 de junio (a las siete de la mañana) muere Leopoldo Alas, a causa de una tuberculosis intestinal. Hace cuatro días salió aún de su casa pálido y demacrado y muchos de sus amigos creíamos, al verle, que con algún tiempo de estancia en el campo, en aquella antigua posesión de Guimarán, lograría reponerse. Anteayer los médicos habían perdido toda esperanza, pero el enfermo aún paseaba por las galerías de su casa y recibía visitas de sus amigos. Al llegar la noche se acostó y cuando se esperaba que su excitación nerviosa se calmase para que pudiera recibir los auxilios espirituales, en que él mismo había pensado si aumentaba la gravedad de su estado, del cual el enfermo no se dio cuenta, un ataque de disnea puso fin a su vida, (de una necrología anónima en El Carbayón, Oviedo, 14.VI).

Datos extraídos de:
F. Caudet et J. Mª Martínez Cachero, Pérez Galdós y Clarín, Madrid, Júcar, 1993, pp. 193-208.