Saltar al contenido principal

María Rosa de Gálvez

Presentación del portal María Rosa de Gálvez

Originalidad, excepcionalidad y heterodoxia son solo una ínfima muestra de las inusuales cualidades que describen a quien es hoy, con toda probabilidad, nuestra escritora dieciochesca más destacada: María Rosa de Gálvez. Una mujer sorprendente por su reticencia a plegarse a las convenciones, por su capacidad para sobreponerse a las adversidades y por su tenaz compromiso con la literatura y con su propio género. Una escritora prolífica, versátil y manifiestamente deseosa de ganar sustento y fama con su pluma, en profunda discordancia con el estereotipo que nos han proporcionado las escasas autoras españolas de su tiempo.

María Rosa de Gálvez brilla con unas cualidades literarias que la hicieron sobresalir de entre las colegas de su género, circunstancia que la volvió notablemente «sospechosa» a ojos de la crítica decimonónica y que nos lleva hoy, sin embargo, a concederle un lugar de honor en la literatura del cambio de siglo. Aunque su producción literaria se inscribe ya en la primera década del XIX (1801-1806), la autora no esconde sus deudas hacia el pensamiento ilustrado y los esquemas formales del neoclasicismo; cultiva con asiduidad la poesía y el teatro, y se decanta principalmente por los géneros más valorados por los neoclásicos, como la comedia de costumbres o la comedia sentimental, sin arredrarse no obstante ante otros aún menos habituales en la pluma femenina como la tragedia bíblica, la de inspiración histórica o el drama. En tan solo seis años consigue publicar tres volúmenes de Obras Poéticas y estrenar nueve piezas teatrales (cinco originales y cuatro traducciones) en los mejores coliseos de la capital; y en todas, manuscritas e impresas, representadas o no, se esfuerza con especial interés por tratar de compaginar el canon neoclásico con una temática que gira de forma casi monográfica en torno a la experiencia femenina en general y más particularmente a la posición de las mujeres en los inicios del siglo XIX. «Estoy bien segura», confesaba la propia autora en la «Advertencia» a sus Obras Poéticas, «de que la posteridad no dejará acaso de dar algún lugar en su memoria a este libro, y con esto al menos quedarán premiadas las tareas de su autora». Sirva esta Biblioteca de Autor como reconocimiento y homenaje tardíos, bien que de sobra merecidos, a una escritora valiente.

Helena Establier Pérez
Universidad de Alicante