Saltar al contenido principal

Esteban Echeverría

Presentación

La Biblioteca de autor de Esteban Echeverría ofrece la trascripción de tres ediciones príncipe: Los consuelos de 1834; Rimas, con «La cautiva», de 1837; El matadero de 1871; y los cinco volúmenes de las Obras completas editadas por Juan María Gutiérrez (1870-74), que incluyen las valiosas notas del compilador y otros textos de escritores de su época. A esto se agrega un importante epistolario, así como otros poemas y textos no incluidos en las Obras completas.

Toda biblioteca es una construcción viva y abierta que admite criterios e itinerarios diversos. Expongo el mío como quien muestra el camino seguido.

Para el catálogo de «Estudios», que reúne unas cuarenta obras entre artículos y algún libro completo, me propuse incluir tanto investigaciones recientes que revisan posturas e interpretaciones del pasado, como el núcleo duro de los estudios clásicos sobre el escritor, desarrollado durante buena parte del siglo XX.

A pesar de las dificultades que supuso contactar a herederos y autores para las autorizaciones, opté por no ampliar este apartado con lo que ya está en la web disponible para el usuario, e intentar conseguir un corpus representativo de los trabajos fundamentales. Algunos no pudieron ser incluidos ya fuese por imposibilidad de localizar a los titulares de los derechos, o por vigencia de contratos en exclusiva con sus editoriales.

Al tratarse de un autor de principios del XIX, pareció oportuno incorporar iconografía, tanto de la persona del autor, como la referida o inspirada en los temas de su obra. Se reproduce el daguerrotipo de Echeverría, tomado hacia 1849, a menos de una década de la invención de esa técnica; el original, lamentablemente velado, se guarda en el Museo Histórico Nacional de Argentina, pero la imagen se conservó gracias a una reproducción en formato carte de visite. Se cuenta además con la magnífica serie de dibujos sobre «El matadero» del pintor argentino Carlos Alonso.

Por otra parte, se consiguieron para la fonoteca algunas canciones compuestas por Juan Pedro Esnaola, entre 1835 y 1841, sobre poemas de Echeverría, interpretadas por Elena Jáuregui, soprano y Norberto Broggini en el pianoforte de Esnaola, en una reciente grabación del sello Tradition. Una joyita que subraya el gusto del poeta por la música, compartido con otros amigos de su grupo como Juan Bautista Alberdi y Juan María Gutiérrez, que compusieron algunas piezas musicales incluidas en El cancionero argentino; y recuerda también la afición de Echeverría por la guitarra que lo acompañó en su viaje a París, donde siguió estudiándola.

Leonor Fleming