Saltar al contenido principal

Luisa Valenzuela

Foto de Luisa Valenzuela en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, abril 2017

Ser una y ya ser otra, como quien se desdobla.

Eso es el escribir: el reflejo de una luz que nos acosa y nos urge.

Luisa Valenzuela, (Memorias dispersas)

Con una prodigiosa versatilidad de lenguaje destacada en más de 30 libros, la producción literaria de la escritora argentina Luisa Valenzuela es una indagación sobre la relación entre lenguaje y poder, una exploración para descifrar los artificios de los abusos de poder. Más allá de sus textos de contenido político que detectan circunstancias de la dictadura argentina de los 70 y atenta a los tiempos cambiantes en nuestro mundo globalizado, su escritura es una incursión hacia lo que ella llama el «Secreto», una búsqueda en terrenos no cartografiados del ser, excavando memorias inhibidas en los «laberintos subterráneos» (Escritura y secreto) de la psiquis humana.

Sus ensayos y obras de ficción marcan un hito en los estudios de género y en la discusión de la especificidad de un lenguaje «femenino», lo que ella llama «un acercamiento al lenguaje diferente de los hombres». Desde el momento en que al escribir «La palabra rebelde» (en Peligrosas palabras, 1978) percibió que «hay un lenguaje femenino escondido en los pliegues de aquello que se resiste a ser dicho», la autora estuvo consciente de articular un lenguaje con impronta de mujer. Su novela El Mañana profundiza esta búsqueda, que ella sintetiza cuando se pregunta «Si hay en verdad un lenguaje digamos "femenino" que ahonda en el misterio del ser» («El lenguaje y su potencia de fuego», Salamanca 2018).