Saltar al contenido principal

Pedro Antonio de Alarcón

Presentación

La presencia de Pedro Antonio de Alarcón en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes está plenamente justificada gracias a su arte narrativo. La creación de un Portal que recoge la totalidad de su corpus literario y crítico es, igualmente, pertinente por la existencia de otros Portales dedicados a lo más granado de la gran novela española de la segunda mitad del siglo XIX: Galdós, Clarín, Pardo Bazán, Valera, Fernán Caballero. Alarcón es un eslabón imprescindible en esta relación de escritores por múltiples causas, aunque la mas importante de todas sea, sin lugar a dudas, la de ser un excelente creador. En sus narraciones o crónicas de viajes -Diario de un testigo de la guerra de África, De Madrid a Nápoles, La Alpujarra, Viajes por España- Alarcón advierte, capta y describe como pocos escritores el color y la vivacidad del contexto social de su época desde una perspectiva asaz personal. Idéntica percepción se aprecia en sus cuentos y narraciones breves -Cuentos amatorios, Historietas nacionales y Narraciones inverosímiles- o en sus novelas -El final de Norma, El sombrero de tres picos, El escándalo, El Niño de la Bola, El capitán Veneno y La Pródiga-, pues tanto en un corpus literario como en el otro, pese a su adoctrinamiento ideológico, Alarcón se muestra ante los ojos del lector como un hábil y versado escritor, especialmente, en sus relatos breves, en una de sus joyas literarias de difícil adscripción a un específico género narrativo: El sombrero de tres picos.

Sus novelas, especialmente El escándalo, y su postura ideológica, al igual que su credo estético, motivaron agrias polémicas y virulentos ataques a su persona. Su prurito didáctico y moralizador ha enfrentado a la crítica y a los lectores. De lo que no hay duda -tal como lo corroboran las numerosísimas ediciones llevadas a cabo sobre su obra, especialmente de El escándalo y El sombrero de tres picos- es el éxito literario que sus relatos tuvieron en su época, convirtiéndose en el escritor más popular del momento a raíz, fundamentalmente, de la publicación del Diario de un testigo de la guerra de África y El escándalo. Pese a la crítica hostil de un determinado sector de la prensa, enfrentada a quienes reivindicaron su obra, Alarcón emerge de todo este totum revolutum de enjuiciamientos como un hábil y excelente narrador. Desde la perspectiva del tiempo transcurrido, se le puede enjuiciar como una de las figuras más señeras de la literatura española del siglo XIX.

Enrique Rubio Cremades
Universidad de Alicante